¿Tienes buena suerte o mala suerte?

A menudo, en la vida, nos encontramos diciendo eso de “¡Qué mala suerte!” o ¡Qué buena suerte! Y así pasamos la vida, dándole un poder o responsabilidad a aquello que nos sucede o les sucede a otros, a eso que denominamos SUERTE. Parece que de esta manera nos evitamos aceptar toda responsabilidad de aquello negativo que nos pasa por aquello de no sentirnos culpables de haber permitido que sucediese. Es extraño que a pesar de la naturaleza egocéntrica del ser humano, responsabilizamos a “algo externo a nosotros” cuando lo que nos ocurre es positivo. Es de suponer que lo hacemos de manera inconsciente para ser coherentes cuando nos ocurre algo no deseado y no nos creemos responsables de ello.

Recomendado: El poder de creer en ti mismo

Hay un cuento que precisamente trata de esto y que nos enseña que el vivir como absolutas desgracias o absolutas alegrías las circunstancias que se nos presentan en la vida, nos impide aprender de lo vivido.

El cuento que hará que no vuelvas a decir ¡Qué mala suerte tengo!  - ¡Compártelo!          

El cuento dice así:

Había una vez un campesino chino, pobre pero sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo. Un día el hijo le dijo:
-¡Padre, qué desgracia! Se nos ha ido el caballo.
-¿Por qué le llamas desgracia? – respondió el padre – veremos lo que trae el tiempo…
A los pocos días el caballo regresó, acompañado de otro caballo.
-¡Padre, qué suerte! – exclamó esta vez el muchacho –
Nuestro caballo ha traído otro caballo.
-Por qué le llamas suerte? – repuso el padre – Veamos qué nos trae el tiempo.
En unos cuantos días más, el muchacho quiso montar el caballo nuevo, y éste, no acostumbrado al jinete, se encabritó y lo arrojó al suelo.
El muchacho se quebró una pierna.
-¡Padre, qué desgracia! – exclamó ahora
el muchacho -.
¡Me he quebrado la pierna!
Y el padre, retomando su experiencia y sabiduría, sentenció:
-¿Por qué le llamas desgracia? Veamos lo que trae el tiempo!
El muchacho no se convencía sino que gimoteaba en su cama. Pocos días después pasaron por la aldea los enviados del rey, buscando jóvenes para llevárselos a la guerra.
Vinieron a la casa del anciano, pero como vieron al joven con su pierna entablillada, lo dejaron y siguieron de largo.
El joven comprendió entonces que nunca hay que dar ni la desgracia ni la fortuna como absolutas, sino que siempre hay que darle tiempo al tiempo, para ver si algo es malo o bueno.

Lo que nos ocurre en la vida no es malo ni bueno, siempre depende. #diseñatuvida - ¡Compártelo!          

Lo que nos ocurre no es malo ni bueno, siempre depende. A veces ocurre que lo que en un primer momento parecía algo fantástico, se termina convirtiendo en una pesadilla. Por otro lado también puede suceder que algo inicialmente negativo, acaba abriendo una serie de posibilidades u oportunidades que quizá no se hubieran dado sin que se hubiera producido ese hecho inicialmente negativo.

Si aceptamos que esto puede ser así, podríamos relativizar siempre aquello que nos ocurre y tratar de verlo como un aprendizaje ( a veces no es instantáneo) y como una nueva puerta de entrada de nuevas vivencias y oportunidades.

Es posible que tras esta lectura, comiences a relativizar y te cuides de hablar de mala o buena suerte cuando te pase algo. Pero, con mucha probabilidad, seguirás pensando que hay gente con más o mejor suerte que otra y lo que es habitual, con más o mejor suerte que tú. En ese caso, te recomiendo leer este artículo que habla de las claves científicas de cómo atraer lo que llamamos ” buena suerte“. Según el psicólogo Richard Weisman, “La suerte no existe como un fenómeno en sí mismo, pero sí existe la gente con suerte: hay personas cuya actitud en la vida, hace que le ocurran cosas buenas” En el artículo descubrirás cuatro cosas que puedes hacer desde este mismo momento para atraer esa ” buena suerte” , recordando siempre que la suerte , como nos ha enseñado el cuento anterior, es relativa.

“Hay personas cuya actitud en la vida, hace que le ocurran cosas buenas.”R. Weisman  - ¡Compártelo!          

Y tú, ¿Qué opinas de la mala suerte y de la buena suerte?

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Doce − 9 =