Por qué tienes que aprender a vender

Si tienes un negocio propio y te preguntamos si quieres más y mejores clientes, estamos seguros que tu respuesta sería sí. Y si la pregunta es si te gustaría tener mayores ingresos, la mayoría respondería también que sí.

También sabemos que no todos los que tenemos un negocio propio necesariamente buscamos llegar a facturar varios miles de euros, y el objetivo es “sólo” poder vivir de nuestro trabajo. En cualquier caso, sea cual sea tus objetivos económicos, necesitas tener un negocio rentable con ingresos recurrentes y constantes y, en la medida de lo posible, que provengan de diferentes fuentes.

Muchas veces, se ven las ventas como el gran enemigo, o piensas que tú no sabes vender, que no va contigo. Lo cierto es, que si quieres un negocio rentable necesitas ventas y, por otro, lado nadie nace enseñado y todos podemos  aprender.

POR QUÉ NECESITAS APRENDER A VENDER

La habilidad de vender es una de las habilidades más importantes de un emprendedor, profesional y/o gestor de un negocio. Hagas lo hagas, y tengas el tipo de negocio o actividad que tengas, vas a tener que dedicar gran parte de tu tiempo promocionando y vendiendo tu oferta de productos y/o servicios. Tanto si posees una tienda online, ofreces servicios profesionales, tienes un negocio exclusivamente online, quieres monetizar tu blog, si no dominas unas mínimas técnicas no podrás aumentar tus posibilidades de venta y conseguir resultados.

En tu actividad profesional vas a tener diferentes momentos en los que tendrás ocasión de vender. Por ejemplo, en la respuesta a un email de contacto, en un evento de networking, en una solicitud de información o presupuesto, en un encuentro con un potencial cliente, en tus acciones online…

Nadie nace sabiendo vender, si tienes un negocio propio debes saber hacerlo y no es difícil. - ¡Compártelo!          
Para vender tienes que saber explicar por qué se necesita tu producto o servicio - ¡Compártelo!          

Por ejemplo, Jordan Belfort – el que fuera apodado Lobo de Wall Street-tiene un método llamado “la línea recta” (The Straight Line Method) basada en la psicología de las ventas y la persuasión. Una de las cosas que explica es que no puedes pretender vender directamente sin más, sino que hay una línea y tienes que identificar el momento en el que tu interlocutor está preparado para comprar y, sobre todo, saber crear y explicar por qué necesita tu producto o servicio. En la película El Lobo de Wall Street tienes un excelente ejemplo.

Al igual que un deportista ante una gran prueba deportiva, si no te preparas a conciencia para superar los obstáculos y aprendes a utilizar un abanico muy amplio de  técnicas, es decir, tus “herramientas de trabajo”, no podrás conseguir buenos resultados.

Piénsalo. Si fueras el entrenador de un deportista que quiere correr la Maratón y llegar a la meta, o incluso, batir un record, y tu deportista te dice que ha intentado correr otros maratones sin éxito, qué piensa que no puede correr maratones o peor, que no se encuentra cómodo corriendo pero que quiere llegar a la meta…¿Qué le dirías?

En este caso, la meta sería vender o vender más.

Vender nos da miedo a todos en algún momento y, cómo hemos dicho, nadie nace sabiendo. Todos aprendemos, nos equivocamos, volvemos a aprender y mejoramos.

No se conoce a ningún buen vendedor que no haya empezado siendo un mal vendedor. Por ejemplo, Brian Tracy, actualmente millonario y un referente en liderazgo y ventas, cuenta cómo en sus inicios no conseguía vender ningún seguro en la empresa en la que trabajaba. Un día, se acerco al vendedor nº 1 de la empresa y le preguntó cómo lo hacía. A partir de ese momento, Brian empezó a aplicar algunos de los consejos y técnicas del vendedor estrella de la empresa y vio cómo sus resultados mejoraron, hasta el punto de convertirse a su vez en uno de los vendedores nº1 de la empresa en Estados Unidos.

Este es un ejemplo extremo, la realidad es que tanto tú como nosotros podemos obtener mejores resultados si aprendemos las técnicas y trucos adecuados para vender sin vender, sin tener que recurrir a prácticas cuestionables o carentes de ética. Puedes encontrar cada día artesanos, profesionales, pequeños negocios que venden con éxito. Son personas normales, que sin ser millonarios ni tener ventas multimillonarias viven de su negocio y disfrutan. Son capaces de ofrecer algo diferente a sus clientes no solo en lo que ofrecen si no en la manera de ofrecerlo, y sin necesidad de tener un Master en ventas, desarrollan su propio método para repetir ventas un día tras otro.

Moraleja: Si quieres, puedes aprender a vender. Si aplicas lo que aprendes, puedes vender.

TODO EL MUNDO PUEDE APRENDER A VENDER

A medida que analizamos los negocios y profesionales que consiguen vender de forma recurrente casi siempre observamos los siguientes elementos clave:

  1. Consiguen Ventas.
  2. Realizan acciones diferentes al resto.
  3. Han aprendido a vender y han entrenado.
  4. Aplican un sistema de ventas y aplican lo que aprenden.

La buena noticia es que son personas normales, con experiencias y habilidades de lo más variado, que han aprendido a vender. Por tanto, sea cual sea tu negocio, tú también puedes aprender a vender.

Tú necesitas vender y lo sabes! Sólo necesitas aprender! - ¡Compártelo!          

Si piensas en tu negocio… ¿Cuánto esfuerzo has dedicado a definir tus productos y/o servicios? Y… ¿Cuánto esfuerzo has dedicado a aprender a conseguir venderlos? ¿Te has interesado por  “técnicas y armas” que te ayuden a conseguir más ventas?

POR QUÉ NO NOS GUSTA VENDER

No vamos a entrar en explicaciones psicológicas profundas pero lo cierto es que, aunque lo necesitamos en nuestros negocios, no nos gusta vender. ¿Por qué no nos gusta? Muchas veces se mezclan diferentes miedos como el miedo al rechazo, falta de auto confianza, falta de habilidades aderezado con la idea del estereotipo del “vendedor de coches” o “vendedor de una entidad financiera”,  agresivo, sin ética, etc . Nada más lejos de la realidad puesto que hay excelentes vendedores de coches, amables y éticos, que además se ganan muy bien la vida.

No nos gusta vender porque no queremos parecernos al vendedor de coches. - ¡Compártelo!          

Muchas personas sienten connotaciones negativas asociadas al proceso de venta. Si es tu caso, considera en lugar del concepto de “vender” el de “ayudar”. Tus productos y/o servicios resuelven un problema a tu cliente. Cuántas más ventas consigas, a más personas estarás ayudando. Y sabemos que tú quieres ayudar a muchas personas. Un simple cambio en la percepción de este proceso puede ayudarte a mejorar tus resultados porque lo estarás realizando con tranquilidad y con mayor seguridad de que no estás “haciendo nada malo”. Cuando se te presente la ocasión de vender o cuando vayas a realizar un acción específica de venta, considera que no “has salido a vender”, “has salido a ayudar” y que con cada acción que hagas estarás consiguiendo comunicar tu mensaje a más personas y ayudando a un mayor número de ellas.

No trates de vender más, trata de ayudar a más personas. - ¡Compártelo!          

Es normal sentir  o pensar que “yo no sé vender” o que “vender no es lo mío”. Si no tratas nunca de aprender algunas técnicas de venta estás eliminando toda posibilidad de descubrir cómo vender sin vender.

Seguramente, si te dijeran que puedes vender sin necesidad de cambiar cómo eres, pensarías que hay gato encerrado. Tenemos una serie de creencias que nos impide abrirnos a ciertos conceptos relacionados con la venta y esto es una de las cosas que diferencia tener un negocio y vivir realmente de tu negocio al conseguir ingresos recurrentes y constantes.

Ser capaz o estar dispuesto a recibir 1000 rechazos en un día y volver a recibirlos al día siguiente, no es nada fácil, pero el que nos haga sentir mal depende únicamente de nuestra preparación. Si tienes una razón poderosa para hacer lo que haces y piensas los beneficios que obtendrás personal y profesionalmente, cuando consigas mayor número de ventas, podrás llegar a aceptar cada NO con la idea que sólo es un paso más que te acerca a tu objetivo.

Pensamos que recibir un NO es lo extraño y anormal y que lo normal sería recibir un SÍ cada vez que ofrecemos nuestro producto o servicio porque lo consideramos maravilloso,  cuando es totalmente al contrario. Nos sentimos mal al recibir un NO cuando es totalmente normal y no hay que verlo negativamente. Para obtener pepitas de oro hay que batear mucha tierra, nadie espera encontrar una super pepita de oro cada vez que se mete en el río o en la arena. ¡Imagina que al primer intento sin éxito se vuelve a casa!

Recibir un NO de un cliente es normal y una oportunidad para vender - ¡Compártelo!          

La mayoría de veces te dirán que NO. Ahora bien, las técnicas y procesos de venta existen precisamente para prepararte tanto mentalmente como   capacitarte para lograr el mayor número de ventas posibles..

CÓMO APRENDER A VENDER MÁS

Existe mucha información sobre cómo vender más y mejor. A veces, es difícil distinguir entre aquellos que te proporcionan técnicas y trucos realmente útiles o aquellos que pretenden que creas que conocen una fórmula mágica para conseguir vender sin esfuerzo y sin prácticamente hacer nada. Las fórmulas mágicas en los negocios no existen y en las ventas, tampoco.

Tienes a tu disposición una gran variedad de opciones para aprender, por ejemplo:

  • preguntando a los que ya venden con éxito
  • estudiando qué hacen diferente las personas o negocios que venden más que tú
  • buscando mentores o tomando como referente a personas que admiras
  • siguiendo a profesionales de las ventas
  • leyendo libros y blogs sobre ventas
  • formándote con cursos tanto gratuitos como de pago
  • trabajando como vendedor
  • practicando lo que vas aprendiendo
  • recibiendo “NO” y aprendiendo a sentirte cómodo con el rechazo

No obstante, si quieres este año aprender a vender  de una vez por todas y conseguir esa esos ingresos recurrentes y constantes que necesitas, nuestro colaborador experto en ventas, Josué Gadea, inicia su programa de mentoring  la semana del 11 de Enero. Para estudiar tu candidatura puedes rellenar el siguiente formulario:

https://docs.google.com/forms/d/1HxbWdeIsEZFHETBFwlEHl6Rb2WJ-HGDpfJIPuVHke0E/viewform

El Programa de Mentoring tiene una duración de 60 días, durante los cuales conseguirás el número de clientes necesarios con los que amortizar el coste del programa.

Indica que vas de parte de Yuvalia para obtener una sesión gratuita donde puedes consultar  cualquier duda que tengas  a la hora de conseguir clientes o vender más.

 

 

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres × 3 =