Cómo cambiar de vida y recuperar tus sueños

He observado que la persona media dedica más tiempo a analizar la decisión de compra de una lavadora o un coche que la decisión sobre cómo cambiar de vida y re-orientar su vida.

Cómo cambiar de vida

En muchas ocasiones, tal vez la vida te lleva por un camino y, por más que quieres salir no lo consigues, como una espiral en la que aún sabiendo que no es el camino, que cada vez te enredas más, existe como una fuerza centrífuga que te absorbe y te impide salir.

Sin embargo, he pensado largamente sobre la cuestión y me pregunto…¿Tal vez en realidad lo que ocurre es que no deseamos lo suficiente salir de esa espiral?

 

No tengo la respuesta absoluta pues cada persona es ella y sus circunstancias y nadie es quién para juzgar. En cada momento se toman las decisiones pensando que son las mejores decisiones en ese momento y , a veces, las únicas decisiones que se pueden tomar. Opinar desde la distancia o a toro pasado es muy fácil, y escribir una receta fácil de “lo que hay que hacer” y de “cómo cambiar de vida sin esfuerzo en 7 días” probablemente una imprudencia.  Tal vez para escribir y hablar de ciertas cosas es necesaria una experiencia que no te da un título académico ni un certificado.

Ahora bien, las circunstancias actuales no determinan tu futuro y posibles malas decisiones pasadas no implica que no se puede empezar a cambiar. La cuestión es quererlo de verdad y empezar por un pequeño paso. El problema es que muchas veces no se puede cambiar una situación de la noche a la mañana y, a veces, todos necesitamos un empujón. Pero lo que está claro es que con empujón o sin empujón, con padrino y sin padrino, si no nos ponemos en situación de recibir un “impulso” ya hemos perdido todas las opciones de partida.

¿Cuánto te pagaron por renunciar a tus sueños?

Dejando al margen situaciones extremas, en el día a día nos acomodamos en la inseguridad de lo conocido. Digo bien inseguridad, porque no encuentro algo más inseguro que sentirse tranquilo siguiendo un plan que no nos convence ni hemos trazado nosotros sabiendo que nuestra vida se perdió en algún recodo del camino. De seguir así, ¿tenemos alguna certeza de que podremos decir al final del camino que esta vida ha merecido la pena?

Supongo que a eso se refiere el valor real, o la determinación absoluta a hacer lo que haya que hacer para lograr un sueño, una meta. Es curioso que, ante un imprevisto en la vida, nos liberamos y recuperamos algo que habías perdido. Tu caja de sueños vírgenes, cuando todavía no te habías contaminado con el entorno y los “hay que hacerlo así porque es lo que toca”.

En la película Up in The Air de George Clooney, hay una escena que invita a la reflexión cuando están despidiendo a un empleado.

Dice el personaje de George Clooney que los atletas persiguen sus sueños y es cierto. Entrenan, se levantan tras un fracaso, y no dejan de entrenar hasta lograr ser Campeones. Si dejarán de entrenar a mitad camino o a mitad de carrera pensarán que no valen para ese deporte o que no van a conseguirlo…¿cuántos campeones serían campeones?

Llegar a la meta es un proceso sencillo pero no siempre es fácil  y mucho menos una línea recta. - ¡Compártelo!          

Llegar a la meta es un proceso sencillo pero no siempre es fácil  y mucho menos una línea recta. Pensar lo contrario es cómo querer ser Rafa Nadal o cualquier otro campeón que se te ocurra haciendo un curso de fin de semana. Requiere de un entrenamiento constante y una actitud mental específica para estar “preparado” incluso cuando no se gana, incluso en las malas rachas de juego.

Alcanzar tus sueños requiere de entrenamiento constante y una actitud mental adecuada. - ¡Compártelo!          

Tras esta reflexión, en mi opinión, si realmente quieres alcanzar una meta,  necesitas entrenar sin descanso hasta alcanzarla, estar cerca de tus sueños, de aquellas cosas que te hacen ver que todo es posible y, sobre todo, necesitas diseñar sueños inteligentes para poder alcanzar tus metas.

Diseña sueños inteligentes para alcanzar tus metas. - ¡Compártelo!          

Tal vez el problema no es conseguir tu sueño sino diseñar sueños inteligentes, es decir, no pensar en quiero tener una casa en las Maldivas y ser millonario (alcanzable pero no en dos días) sino en diseñar sueños inteligentes: específicos, con un plan de acción, accionables y sobre todo que sean sueños que quieras de verdad porque si no estás haciendo nada para alcanzarlo…tal vez no es realmente tu sueño, de lo contrario estarías haciendo algo cada día, por pequeña tarea que fuera, para acercarte sin descanso hasta tu meta.

Y a ti..¿Qué te impide alcanzar tu sueño? Puedes dejar tu respuesta en Facebook, Twitter o en los comentarios más abajo 😉

 

 

 

 

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 + 11 =