Cómo conseguir clientes sin pensar en ello cuando realmente los necesitas

Es habitual que necesitemos clientes para conseguir que el negocio funcione. Lo que no es tan normal es cómo conseguir clientes sin recurrir a las técnicas de venta habituales. Cuando necesitas clientes desesperadamente lo último que uno quiere hacer es no pensar en conseguir clientes y esto es precisamente, lo que te proponemos.

¿Te ha pasado que cuanto más te esfuerzas por ayudar a tus clientes terminas siendo rechazado más veces y con más fuerza? Y  ¿Te ha ocurrido que a veces consigues cosas sin quererlo? es decir que ¿las atraes sin perseguirlas o haberte planteado conseguirlas? Esto es fantástico! Pero… ¿cómo dejar de pensar en clientes cuando te hacen falta para pagar las facturas y poder comer?Si tienes un negocio, por supuesto necesitas clientes. El truco, aunque parezca una locura está en no pensar en NECESITARLOS!Las personas son atraídas hacia personas que transmiten seguridad, éxito, que hacen cosas, que consiguen cosas.

Por tanto, para atraer a clientes sin pensar en conseguir clientes sería cuestión de cambiar lo que proyectas, y transmitir aquello que atraer a la gente.

¿Te has fijado en personas que parece que atraen sin esfuerzo clientes, dinero y oportunidades?

¿Qué hacen diferente? En mi experiencia he podido observar como estás personas no piensan en atraer tal o cual cosa, tan solo fluyen, no piensan en clientes aun estando en situaciones precarias. Es como desconectar la mente y anular la idea de necesitar clientes. Parece un sin sentido pero funciona.

Por ejemplo, el dinero no puede ser un fin en si mismo, no podemos perseguir conseguir dinero porque si. Si lo hacemos así, lo repelemos.

Para atraer dinero y oportunidades no hay que pensar en el dinero. Pues bien, lo mismo ocurre con atraer clientes. Si quieres atraer clientes, no pienses en clientes.

Anula el pensamiento de sentirte necesitado de clientes y tan solo actua como si ya tuvieras todos los clientes que deseas. Escribe el blog, haz webinars, habla, haz todo aquello semanalmente que harías si ya tuvieras tu cifra de clientes ideal. De esta forma, no pensaras en los clientes y además no sentirás la necesidad de tener clientes, estarás demasiado ocupado en hacer lo que tienes que hacer para conseguirlos: no pensar.

Por supuesto, si estás en una situación crítica pensar de esta manera va a resultar mucho más difícil y, probablemente, si estás leyendo estas líneas tendrás ganas de darme un guantazo. Es lógico y lo entiendo. Aún así, si tan sólo logras un pequeño cambio, hacer algo diferente en tu día a día,  podrías crear una posibilidad para que ocurra algo diferente. Lo he comprobado y por tanto no espero que se entienda, sino compartir algo que he observado que funciona la mayoría de veces y por tanto, bien merece hacerlo.

Algunas preguntas útiles…

¿Quién deseas ser de verdad?

¿En qué crees a nivel del servicio producto que ofertas?

¿Qué puedes ofrecer que genere un valor añadido para tu posible cliente incluso si nunca te ha contratado antes.

¿Qué problema o dolor puedes resolver?

¿Qué te gustaría contarle o explicarle al mundo sobre algo que te importa, que conoces o sabes hacer mejor que otros?

¿En qué eventos o lugares te gustaría estar?

Y tú, ¿qué haces para conseguir clientes cuando más los necesitas?

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

16 − siete =