Cómo encontrar el sentido de la vida

Encontrar el sentido de la vida y descifrar tu camino es, probablemente, una de las grandes tareas que uno puede tener como persona.

Hace ya muchos años, los griegos escribieron “Conócete a ti mismo” a la entrada del tempo de Apollo y también hace ya un tiempo que Sun Tzu escribió aquello de “Conoce al enemigo y conócete a ti mismo, en cientos de batallas nunca serás vencido”. Encontrar el sentido de la vida es algo más complejo que una frase pero estas nos dan buenas pistas de la dirección para encontrarlo.

“Conoce al enemigo y conócete a ti mismo, en cientos de batallas nunca serás vencido” Sun Tzu - ¡Compártelo!          

Tiempo más tarde, en abril de 1958,  un joven llamado Hunter S. Thompson que aún no sabía que sería uno de los escritores más influyentes del siglo veinte escribió una carta en respuesta a la petición de asesoramiento de un amigo acerca de encontrar el sentido de la vida.

Cómo encontrar el sentido de la vida en una carta

Esta carta y su contenido, es probablemente, uno de los textos que ha influenciado a más personas en el mundo a reconsiderar su vida, su camino y su propósito con el fin de entender el sentido de la vida.

“Estimado Amigo,

Me pides consejo, algo peligroso, porque ofrecer consejo a una persona que pregunta qué hacer con su vida implica algo cercano a la egomanía. Tener la responsabilidad de decirle a otra persona sin dudar cuál es la dirección correcta que debe tomar es algo que solo un tonto haría.

En todo caso, te pido que recuerdes en todo momento que todo consejo solo puede ser producto de la persona que lo ofrece. Lo que es una verdad para una persona puede ser un desastre para otras.

Shakespeare escribió “ser o no ser, esa es la cuestión” y en efecto, esa es la cuestión: dejarse llevar con la corriente o nadar en contra hacia tu objetivo. Toda decisión viene a ser así, quedarte dónde estás o nadar hacia otro lugar.

Pero ¿por qué no dejarse llevar si no tienes un objetivo claro? Es indudablemente mejor disfrutar de dejarse llevar que nadar sin rumbo en la incertidumbre. Por tanto, ¿cómo encuentra una persona un objetivo? Algo que no sea disparatado como tener una casa en las estrellas sino algo real y tangible.

La respuesta es que, y esto es la mayor tragedia, tratamos de entender  cuál es el objetivo pero no a la persona. Fijamos objetivos que demandan ciertas cosas de nosotros, y hacemos estas cosas. Nos adaptamos a las demandas que requiere un concepto que no puede ser válido

Por ejemplo, cuando querías ser un bombero de pequeño y años después dejaste de querer serlo. ¿Por qué? Por qué tu perspectiva ha cambiado, no es el concepto pero tú lo que cambia. Cada persona es la suma de sus reacciones ante diferentes experiencias. A medida que tus diferencias difieren y se multiplican, te conviertes en una persona diferente y, por tanto, tu perspectiva cambia. Cada reacción es un aprendizaje, cada experiencia cambia en mayor o menor medida tu perspectiva.

En conclusión, parece absurdo tener que ajustar nuestras vidas a las demandas de un objetivo que podemos ver de forma diferente cada día ¿No te parece? La respuesta es que no debemos pensar en  el objetivo.

Se han escrito miles de libros sobre el significado de la vida y del Hombre. No me considero cualificado ni tengo el conocimiento para resumirte el significado de la vida en uno o dos párrafos. Si estás genuinamente satisfecho con quién eres y lo que estás haciendo puedes obviar estas reflexiones. Poner tu futuro en manos de unos objetivos tangibles no resultaría muy inteligente. No tenemos dificultades para  ser bombero o banquero, sino para ser nosotros mismos.

No tenemos dificultades para  ser bombero o banquero, sino para ser nosotros mismos. - ¡Compártelo!          

No quiero decir que no puedas ser bombero o banquero sino que debemos adaptar el objetivo a la persona y no la persona al objetivo. Piensa cuando históricamente en las familias se decía “Tú serás abogado o médico etc ” se adaptaba la persona al objetivo. En cada persona, las características naturales (genética) y el entorno producen de forma combinada una persona con ciertas habilidades y deseos así como una necesidad de funcionar de una manera particular para que su vida tenga significado. Una persona debe SER algo.

La fórmula debería ser algo así: una persona debe elegir un camino que permita a sus habilidades funcionar con máxima eficiencia con el fin de poder gratificar sus deseos. Al hacer esto, satisface una necesidad (darse a sí mismo una identidad al funcionar de una manera determinada en dirección a un objetivo fijado), evita frustrar su potencial (eligiendo un camino que no pone límites a su desarrollo personal) y evita el problema de ver su objetivo perder su encanto a medida que se acerca a él (en vez de hacer lo imposible por conseguir un objetivo, ha adaptado un objetivo  a sus habilidades y deseos).

“Una persona debe elegir un camino que permita a sus habilidades funcionar con máxima eficiencia” - ¡Compártelo!          

En conclusión, la persona no ha dedicado su vida a alcanzar un objetivo pre-definido sino que , en lugar de ello, ha elegido un camino o una forma de vida que sabe que disfrutará. El objetivo es segundario, lo más importante es poder funcionar a nivel interno de forma adecuada hacia el objetivo. Una persona debe funcionar de acuerdo a su patrón de habilidades y deseos , por lo que dejar a otra persona definir sus objetivos es abandonar uno de los aspectos más importantes de la vida: la voluntad de ser uno mismo.

Considera que tienes ocho caminos entre los que elegir, caminos pre-definidos. Y digamos que no encuentras un significado o propósito en ninguno de ellos. Esta es la clave de lo que he explicado para comprender el sentido de la vida, en este caso necesitarías encontrar un noveno camino: el tuyo.

Naturalmente, no es tan fácil como suena. Te has acostumbrado a vivir de una forma y todo te parece normal. Pero una persona que evita elegir su camino inevitablemente termina teniendo un camino determinado por sus circunstancias.

Si te encuentras entre los desencantados, entonces no tienes más elección que aceptar las cosas como son, o considerar seriamente algo diferente.

Pero ten cuidado de buscar nuevos objetivos: busca un nuevo estilo de vida. Decide ahora cómo quieres vivir y luego analiza qué puedes hacer en este momento y qué está a tu alcance para vivir lo más próximo a ese estilo de vida.

Decide ahora cómo quieres vivir y luego analiza qué puedes hacer en este momento - ¡Compártelo!          

El problema es que muchas veces te dices “no sé dónde mirar, no sé qué tengo que buscar”. ¿Merece la pena dejar de buscar conseguir lo que sea que buscas por algo mejor? No lo sé. Solo tú puedes tomar esa decisión.

Ten presente que esta es únicamente mi opinión y mi forma de ver las cosas. Creo que puede aplicarse a cualquier caso pero tal vez sí, tal vez no. Cada persona crea sus creencias y opiniones, estás son las mías.

No pretendo que esto sea tu hoja de ruta o fórmula mágica perfecta, simplemente una forma de decirte que no tienes que aceptar necesariamente las opciones que te ha ofrecido o te ofrece la vida tal y como la conoces hoy. Hay mucho más, muchas opciones y nadie debe hacer algo que no quiera o no se sienta a gusto durante el resto de su vida. Pero si finalmente esto es lo que terminas haciendo, por todos los medios convéncete de que tenías que hacerlo. No pasa nada, te unirás a millones de personas.”

Y tú ¿Qué opinas? ¿Cuál es la mejor forma de encontrar tu camino? Deja tu comentario más abajo o comparte tu opinión en las redes sociales 😉

comentarios

  1. Ignacio

    Me cuesta mucho seguir tu concepto. Quizas lo entendi mal, se acerca más a dejate llevar por lo que te pase y sientas que por lo que quieres ser. Creo que todos tenemos un objetivo en la vida. Minimo , pequeño , insignificante o gigante. Todos tenemos algo por que venir y no haber sido el otro esperamatosoide que ganarar. Tampoco creo que debamos estar pensando en para que vine a este mundo. Tampoco creo que debamos estar martirizando nuestra cabeza en que debo ser en la vida, que camino seguir. Sin dudas lo primero que deberiamos ser , es ser felices. Creo que ese es el primer objetivo. No es un mal comienzo, ya por lo menos sabemos para donde no ir. Luego como serlo, dependera de nuestros gustos y sentidos por la vida. Algunos le gustara tener una familia, otros no, otros ser profesionales, otros tener amigos, otros mascotas otros politica, otros etc etc…. el tema en cuestion es saber como enfocarse en estos temas.. para lograr la felicidad o lo mas cercano a ella.

    Slds.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres × dos =