Cómo facturar con tu blog de forma legal (y dormir tranquilo)

¿Te duele la cabeza solo de pensar en temas de facturación e impuestos? ¿Vas a generar o estás generando ingresos con tu blog  pero no tienes claro cómo cumplir con la legalidad?

Hoy vamos a aclarar muchas dudas habituales de la mano de Carlos Hernández, fundador de Quaderno.

Has iniciado tu blog (o negocio online) y por fin, llega ese momento en el que empiezas a generar ingresos  y surge la duda de como hacerlo para que sea legal y no tener problemas en el futuro. No te preocupes. Es mucho más sencillo de lo que piensas. A continuación, te explicamos todos los detalles que debes saber para facturar con tu blog de forma legal y dormir tranquilo.

1. Sí, debes registrarte como autónomo

Da igual que vendas infoproductos, recibas ingresos por afiliación o prestes servicios a medida. Desde el primer momento en el que inicias cualquier actividad económica con ánimo de lucro, tienes que registrarte como autónomo. A continuación, podrás saber cómo hacerse autónomo correctamente para no cometer errores.

El procedimiento es siempre el mismo y es muy sencillo.

Para registrarse como autónomo en España tienes que:

1. Darte de alta  en Hacienda para indicarle al Estado que vas a generar ingresos a través de tu blog.

2. Darte de alta de autónomo en la Seguridad Social para comunicar al Estado que vas a empezar a trabajar como trabajador autónomo.

El alta en Hacienda es un procedimiento totalmente gratuito. Solo tienes que presentar el modelo 036/037 en la Agencia Tributaria.

En cuanto lo hayas hecho, estarás habilitado para emitir facturas de forma totalmente legal.

Solo pagarás impuestos a Hacienda en caso de que tengas beneficios en tu negocio, es decir, solo si tus ingresos son superiores a tus gastos.

El alta en la Seguridad Social también es un procedimiento gratuito. Solo tienes que presentar el modelo TA.0521.

En este caso, cada mes tendrás que pagar tu correspondiente cuota de afiliación (el famoso gasto mensual de los doscientos y pico euros). Desde hace algunos años, la ley contempla múltiples bonificaciones para aminorar la cuotas mensuales de los autónomos. La más famosa de ellas es la tarifa plana de 50 € para nuevos autónomos, pero te recomiendo que consultes todas las opciones disponibles con la propia Seguridad Social.

2. No es necesario registrarte en la Seguridad Social (a veces)

La legislación de la Seguridad Social especifica claramente que estás obligado a darte de alta como trabajador autónomo si «realizas de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo». ¿Qué se considera una actividad «habitual»? Si se interpreta al pie de la letra, se consideraría habitual tanto trabajar 8 horas diarias en tu negocio como dar clases en una academia tres tardes a la semana.

Afortunadamente, existe una sentencia del Tribunal Supremo sobre la habitualidad lucrativa en la que se establece que no es necesario darse de alta como autónomo si tus ingresos anuales son inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Dicha sentencia marca jurisprudencia y son numerosos los autónomos sancionados que han conseguido que los jueces les acaben dando la razón frente a la Seguridad Social al demostrar que tenían unos ingresos inferiores al SMI.  in embargo, ten presente que, aunque es jurisprudencia, todavía no hay ninguna norma específica al respecto.

Esto significa que queda en manos de la propia Seguridad Social la interpretación de la norma y el establecimiento de sanciones.

Habrá inspectores que hagan la vista gorda si estás por debajo del SMI pero alguno puede hacer una interpretación más estricta y sancionarte. Y aunque la jurisprudencia estará de tu lado, nadie te devolverá el tiempo y dinero que tendrás que invertir en la reclamación.

En este caso, mi recomendación habitual es la siguiente: si acabas de empezar tu negocio y apenas generas ingresos durante los primeros meses, no es necesario que te registres en la Seguridad Social. Pero en cuanto empieces a tener ingresos periódicos, te recomiendo darte de alta, pagar tu cuota mensual y dormir tranquilo. Lo más probable es que puedas acogerte a alguna de las bonificaciones como nuevo autónomo y pagar muy poco durante los primeros años. Y además, podrás desgravarte todas las cuotas como un gasto más de tu negocio.

3. Siempre tienes que darte de alta en Hacienda

Aunque para Hacienda no es prioritario que te registres como trabajador autónomo, desde el año 2015 están comunicando a la Seguridad Social todas las altas registradas en la Agencia Tributaria. Si pasan más de 30 días entre tu alta en Hacienda y tu alta en la Seguridad Social, esta última te pondrá una sanción al considerar que has estado ejerciendo una actividad económica sin registrarte como trabajador autónomo.

Por lo tanto, si comienzas tu negocio sin darte de alta en la Seguridad Social y, transcurrido un tiempo, decides registrarte al ver que empiezas a tener ingresos habituales, es importante que hagas lo siguiente:

1. Date de baja en Hacienda

2. Espera un par de semanas

3. Vuelve a darte de alta en Hacienda

4. Date de alta en la Seguridad Social

Así podrás evitar la sanción por haber pasado más de 30 días entre las altas en los dos organismos.

Dicha sanción consiste en pagar todas las cuotas pendientes desde que empezaste a ejercer tu actividad más un recargo del 20%. Así que ten muy presente la fecha en la que te diste de alta en Hacienda si no quieres llevarte una desagradable sorpresa cuando te des de alta en la Seguridad Social.

Quaderno facturacion automatizada para negocios online

4. No importa si estás ejerciendo otra actividad

Tanto si estás trabajando para otros como si eres funcionario, debes registrarte como autónomo si vas a empezar tu propio negocio.

Si eres trabajador por cuenta ajena…

Mientras tus ingresos por esta actividad “secundaria” estén por debajo del SMI, es bastante probable que la Seguridad Social no diga nada (pero recuerda que no hay norma al respecto). Pero siempre tendrás que darte de alta en Hacienda. No lo olvides. En cuanto tus ingresos superen el SMI, estarás en situación de pluriactividad y deberás cotizar a la Seguridad Social tanto por tu trabajo por cuenta ajena y tu negocio como autónomo.

Si eres funcionario…

En este caso, tendrás que pedir en tu departamento un permiso de compatibilidad expresa con tu nueva actividad. Una vez cuentes con este permiso, podrás darte de alta tanto en Hacienda como en la Seguridad Social, en igualdad de condiciones que el resto de autónomos.

5. No hace falta que crees una sociedad

Solo hazlo cuando tus beneficios anuales están por encima de los 40.000 € al año. Por debajo de esa cifra, no ahorras impuestos y los costes de mantenimiento son mucho mayores que los de un autónomo. Y eso es todo lo que necesitas para poder emitir facturas y declarar tus ingresos legalmente.

RECOMENDADO >> Si quieres aprender un poco más, te recomendamos el curso gratuito de contabilidad para bloggers  creado por Quaderno, donde te cuentan todas las claves para emitir facturas correctamente y no perderte con el papeleo.

quaderno contabilidad automatizada para negocios digitalesCarlos Hernández es fundador de Quaderno, una herramienta de contabilidad automática para negocios digitales. En sus ratos libres es un viajero incansable al que le apasiona el té y el descubrimiento de otras culturas.

 

 

Hemos organizado un Webinar Gratuito con Carlos Hernández de Quaderno en el que te contará “Cómo facturar correctamente con tu negocio online cumpliendo las leyes” RESERVA TU PLAZA AHORA

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 6 =