Mi experiencia levantándome a las 5.30 de la mañana

Hace tiempo que me había propuesto madrugar más. He pensado muchas veces  levantarme más temprano, antes de la hora que me levanto habitualmente con el fin de empezar el día un poco antes, aprovechar la primera hora o dos horas del día y adelantar algunas tareas importantes en esa franja horaria.

Querer madrugar más no es un capricho ni algo que se me ha ocurrido de repente sino que es un hábito que me gustaría tener desde hace bastante tiempo, sólo que no he conseguido ser constante.

Madrugar más forma parte de una serie de hábitos que estoy poco a poco incluyendo en mi vida con el fin de mejorar diferentes aspectos, entre ellos, la productividad personal.

Soy mamá de una niña de casi 10 años y también soy emprendedora y una de las razones por las que elegí trabajar por mi cuenta es conciliar de la manera que yo quería hacerlo.

Soy consciente que para cada uno conciliar significa una cosa y cada uno lo hace mejor puede.

Lo que yo hago es amoldar mi horario de trabajo a mis tareas diarias como madre. Entre semana, despierto a la peque entre 7.30 y 7.45, se prepara y desayunamos juntas tranquilamente todos los días, luego sobre las 8.35 salimos hacia el cole y la recojo algunos días a las 15.30 y dos días a las 18.30 porque tiene voleibol.

En este día a día, trabajo en los bloques de tiempo, desiguales en cuanto a duración, que tengo entre tareas personales y familiares.

Mi deseo es estar con mi hija el mayor tiempo posible, encargarme yo personalmente de todas sus cosas y con un horario de trabajo por cuenta ajena, sería prácticamente imposible.

A veces, mi organización personal/profesional ha llegado a ser un poco caótica. Cuando estaba trabajando y cuando estaba con mi hija o realizaba otra actividad, no sentía que estaba al 100% centrada en lo que tenía delante. Esto conlleva bastante frustración, estrés y bueno, es un círculo vicioso del que me he propuesto salir.

Aún así, sé que soy más organizada y productiva que la media con mi situación personal profesional, pero es una productividad caótica que me decidido cambiar o modificar para no sentir que no llego a todo o que no tengo tiempo.

A principios de año, con la excusa de los propósitos de año nuevo, me propuse hacer varios cambios en mi organización diaria y entre otras cosas, me propuse levantarme antes de la hora de despertar a la peque para tratar de aprovechar al máximo ese tiempo de tranquilidad y silencio en casa.

Como pensaba que me iba a costar bastante llevarlo a la práctica, creí que la mejor forma de hacerlo sería de forma paulatina así que me hice un calendario en el que anotaba en cada día la hora para levantarme y cada 2 o 3 días adelantaba 15min la hora  y al principio fue bien. Me sentía bien con lo que iba consiguiendo y con muchas ganas de ganarle horas al día.

Al final, fracaso total, entre unas cosas y otras, no fui constante y no logré mantener mi propósito de madrugar más en el tiempo y lo abandoné.

A lo largo del año, he seguido pensando en que quería volver a intentarlo y conseguir mantener el hábito de levantarme una hora antes mínimo pero la realidad es que tan sólo lo he hecho de forma puntual.

Este mes de septiembre, estaba yo con el rumrum de volver a intentarlo y pensando cómo hacerlo esta vez y se cruzaron dos cosas en mi camino como cuando estás pensando en comprarte un coche y te cruzas con el que quieres comprar a todas horas y en todos sitios. Pues eso mismo.

Las dos cosas que coincidieron  con este momento en el que estaba yo pensando en incorporar nuevos hábitos en mi vida  fueron, el libro de Víctor Martín “Desata tu éxito” y los retos semanales de Isa y Juanmi de masymejor.com.

En septiembre, he participado en el gran lanzamiento que Víctor ha hecho de su libro, consiguiendo ser bestseller en Amazon el primer día y actualmente va ya por la 3ª edición del libro. Compré el libro el mismo día que salió al mercado y lo leí en apenas 4-5 días. Es un libro muy sencillo de leer, muy muy práctico que te habla de cómo conseguir lo que te propongas y te da las estrategias y cambios que te van a ayudar. Si te interesa este tema, es un libro que te recomiendo.

Casualmente, una semana después, Isa y Juanmi de masymejor.com anunciaron que iban a lanzar 7 retos, uno por semana, en el grupo de Facebook que gestionan y entre ellos el primero precisamente consistía en levantarse una hora antes de la hora habitual.

Entonces pensé que era el momento de iniciar de nuevo mi propósito de madrugar más y aprovechar las primeras horas del día y así lo hice con muchas ganas y con la motivación al 200%.

Y como a veces soy un poco bruta, pues me propuse levantarme, no una hora antes, sino 2 horas antes de mi hora normal, es decir, a las 5.30 y hacerlo de golpe en lugar de hacerlo de forma paulatina como intenté a primeros de año. ¡Toma ya! 🙂

Mis 7 reflexiones  levantándome a las 5.30 durante 10 días

Este post no pretende darte los trucos y consejos para conseguir madrugar más, levantarte antes o nada parecido. Sólo he querido plasmar mis reflexiones tras 10 días levantándome a las 5.30 de la mañana porque más allá de los beneficios positivos que conlleva este hábito, hay cosas a tener en cuenta y aprendizajes que me llevo que creo puede ayudar a otras personas que puedan querer madrugar más o ser más productivos en su día a día.

Otra cosa que quiero decirte es que madrugar más no debe ir asociado a hacer locuras, una cosa es querer implementar nuevos hábitos saludables y beneficiosos y otra muy distinta maltratar nuestro cuerpo y nuestra mente.

He querido hacer esta aclaración porque a veces leemos que algo es beneficioso y nos lanzamos a hacerlo sin pensar.

Que Robin Sharma sea un defensor absoluto de despertarse a las 05 AM, no significa que todos tengamos que hacerlo.

Que existan estudios que muestran que hay ejecutivos y empresarios que se levantan incluso más temprano, tampoco significa que a nosotros nos vaya a ir bien si lo hacemos.

En el tema de madrugar más, como en todo, creo que no existe una recomendación perfecta. Cada uno de nosotros debemos encontrar nuestro horario ideal de acuerdo a nuestro momento vital, nuestras costumbres, nuestras preferencias y nuestras particularidades personales y profesionales.

No hay nada perfecto para todos.

Mis 7 reflexiones  levantándome a las 5.30 durante 10 días - ¡Compártelo!          

madrugar mas despertador

1. Somos más capaces de lo que pensamos

Cuando tenemos que hacer algo, nos encontramos ante una dificultad, nos embarcamos en un reto o nos marcamos un objetivo importante, muchas veces nuestra mente se va a la negatividad y aunque estamos dispuestos a intentarlo, no nos sentimos capaces de lograrlo y lo que es peor, nos lo decimos.

Esta es la mejor forma de auto sabotear nuestro propósito antes de ni siquiera empezar, de desanimarnos, de frenarnos e incluso  podemos  llegar a paralizarnos y al final no hacer nada.

A veces me pregunto ¿Por qué somos nuestro peor enemigo cuando queremos conseguir algo?

Ya sabemos que hay personas que no nos entiendan, que no nos apoyan y que no confían en nuestras  posibilidades de conseguir cosas.

Eso no lo podemos controlar, pero sí podemos cambiar lo que nosotros nos decimos a nosotros mismos.

Nosotros debemos convertirnos en nuestro mejor motivador, no es fácil pero es posible.

Imagina que tu objetivo es clavar un clavito y vas a usar un martillo para ello.

Si quieres clavar un clavo con un martillo, no puedes decir en cada golpe que das cosas como “esto es muy difícil”, “no lo voy a conseguir”, “esto es imposible”, “no voy a poder”, “siempre me sale mal” y toooodo lo negativo y desmotivador que pasa por tu mente.

En lugar de eso tu pensamiento debe estar enfocado en cosas como “voy a seguir martilleando que lo voy a conseguir”, “unos cuantos golpes más y ya está”, “venga, que no queda nada”, “un poco más y lo tengo”.

Usar este tipo de autolenguaje o pensamientos positivos que ayudan a seguir dando con el martillo de mejor forma y no torcer el clavo, con menos  riesgo martillearse un dedo y con una sonrisa en lugar del ceño fruncido.

Confiar en nosotros mismos, en que podemos conseguirlo, en que es verdaderamente posible lo que nos hemos propuesto, hará que cuando estemos intentando lo que sea que queramos conseguir, saquemos fuerza y energía suficiente para  seguir intentándolo y además, tener más posibilidades de cosneguirlo.

A veces no nos damos cuenta de que nos decimos estas cosas. Te voy a decir un truco que tengo yo que espero te sirva.

Cuando te des cuenta de que te estás diciendo “es imposible”, “yo no puedo” o “es muy difícil”, trata de recordar otro momento en el que pensaste eso y al final lo conseguiste o no fue tan difícil como habías imaginado.

Pensar en negativo sobre nuestras propias posibilidades no ayuda a conseguir lo que queremos, pensar en positivo no sólo ayuda y contribuye a hacer las cosas mejor y más motivado, sino a disfrutar del camino y de cada escalón de la escalera hacia nuestro objetivo.

Eres más capaz de conseguir lo que quieres de lo que piensas. ¡Creételo! #habitos #emprender - ¡Compártelo!          

2. La importancia del entorno

Cuando te propones hacer o conseguir algo, es importante tu lenguaje interno y el pensamiento positivo, pero también es importante los impactos que recibes del exterior, esos que no puedes cambiar, al menos no como tu piensas.

Dicen que somos la media de las 5 personas que nos rodean. Esto es algo que preciamente Isa y Juanmi repiten mucho y es totalmente cierto.

También es verdad que a veces no puedes rodearte de forma estrecha y cercana de las personas que te gustaría o no puedes hacerlo de la noche a la mañana. Otras veces  tienes cerca personas cerca  por las que no te sientes acompañado, comprendido o motivado pero que por un motivo u otro no puedes eliminar de tu vida.

En cualquiera de estos casos, debes saber que hay personas ahí fuera con las que sí puedes compartir tu camino hacia la vida que quieres.

Un propósito compartido con personas con tus mismos intereses es clave para sentirte comprendido, apoyado y acompañado, y en definitiva para ayudarte a conseguir lo que te propongas.

Rodéate de las personas adecuadas cuando inicias un nuevo hábito en tu vida. #emprender - ¡Compártelo!          

3. Un porqué

Debes tener un porqué para iniciar un hábito, para mantenerlo y para sacarle el máximo partido.

Esto parece algo obvio. Quizás estás pensando que si haces algo es porque quieres hacerlo, ¿no es así?

Pues no, a veces, hacemos las cosas y no sabemos o no tenemos presente cuál es nuestra verdadera razón para hacerlas. Otras veces, las hacemos porque nos hemos dejado llevar por otras personas que lo hacen y ni siquiera nos hemos parado a pensar porqué debemos y queremos hacerlo nosotros.

Para empezar a levantarnos temprano, lo primero de todo es tener claro el motivo por el cual vamos a hacerlo. Sin un POR QUÉ claro y poderoso, no habrá ninguna aplicación o reto que  pueda conseguir que madruguemos más de forma constante o cuando lo necesitemos.

Sin un POR QUÉ claro y poderoso, no habrá ninguna aplicación o reto que te ayude a madrugar más. - ¡Compártelo!          

4. Poner límites

Cuando quieres conseguir algo como levantarte más pronto para ser más productivo, te puedes encontrar personas que se lavantan todavía antes que tú, que consiguen adelantar más tares que tú en menos tiempo, que cada vez ponen la alarma antes pero esas personas no eres tú.

Puedes caer en una competitividad absurda de “pues yo más” o delimitar claramente tus límites. Tú, más que nadie, sabes hasta donde puedes llegar y qué es lo que mejor se adapta a ti, a tus circunstancias y momento actual.

Debemos mantenernos firmes en nuestras decisiones y en lo que es mejor para nosotros y olvidarnos un poco de lo que hacen los demás que por otro lado será lo que mejor les vaya a ellos y sus circunstancias, pero quizá no a ti. No entrar en competiciones sin sentido, te ayudará a focalizarte en sacarle partido al hábito de madrugar más.

Lo que es mejor para unos, no tiene porque ser bueno para ti. #habitos #madrugarmas - ¡Compártelo!          

5. Flexibilidad

Una cosa es querer conseguir un objetivo y darlo todo para alcanzarlo y otra muy diferente es hacer locuras. No se trata de desfallecer en el intento, se trata de hacer lo que tienes que hacer sí, pero siempre con cordura y cierta flexibilidad .

Si un día has tenido un imprevisto, ha sucedido algo que no te permite levantarte antes, no pasa nada, date una tregua, somos humanos y lo importante no es  esa vez que no puedes hacerlo sino todas las veces que sí vas a poder.  - ¡Compártelo!          

No te presiones hasta el extremo de querer hacerlo perfecto desde el primer día ni pretendas no “fallar” ningún día. Si un día no puedes, no tienes fuerzas o algo te lo impide, no te fuerces porque al final será peor que permitirte darte una tregua y continuar al día siguiente con más ganas.

Instaurar hábitos lleva su tiempo, sé flexible o fracasarás en tu intento. #habitos - ¡Compártelo!          

6. Adaptabilidad

Aunque hayas leído que las personas que tienen éxito se levantan a las 4.00, 5.00 o vete tú a saber a qué hora, tú eres tú y tus circunstancias. Es una locura pretender replicar al dedillo lo que a otros les ha resultado o lo que otras personas dicen que es lo más adecuado.

Me caracterizo por cuestionarme todo lo que leo, escucho o aprendo y siempre trato de adaptarlo a mí, a cómo soy y mis características y circunstancias particulares. No concibo otra manera de hacer las cosas y en esto de madrugar y la productividad, me ocurre lo mismo.

Aprendo y asimilo y luego voy probando, experimentarlo hasta ver lo que a mi me funciona  y me viene mejor.

Cuestiona lo que te dicen que es mejor y adáptalo a ti mismo. #habitos  - ¡Compártelo!          

7. Los retos ayudan

Los retos ayudan, vaya que ayudan.

Cuando te unes a un reto, te estás uniendo a un grupo de personas que quieren conseguir lo mismo que tú, cada uno con sus circunstancias y particularidades, pero personas dispuestas a compartir la experiencia, a compartir sus logros pero también sus dificualtes.

Los participantes de un reto suelen ser personas dispuestas a ayudar, a compartir, a apoyarse.

Participando en un reto como el que organizaron Isa y Juani #retounahoramas, te sientes menos sólo en tu propósito.

Subes la foto del día con tu prueba de haberte levantado a las 5.30 hoy y al día siguiente, no vas a ser menos! Esto te ayuda a continuar con el reto, aunque haya días o momentos que no te apetezca nada de nada. Se produce una mezcla de orgullo propio, pique contigo mismo que se traduce en una motivación extra para continuar con el hábito de levantarse más temprano, día tras día.

Si tienes la oportunidad de sumarte a algún reto alineado con tus objetivos, te lo recomiendo. Si no encuentras ninguno, contacta con otras personas con intereses similares y proponles llevar a cabo vuestro propio reto. Hacerlo en grupo os ayudará a todos.

Esta ha sido mi experiencia y mis reflexiones comenzando a introducir el hábito de madrugar más y tras 10 días levantándome a las 5.30.

Te dejo unos artículos relacionados con madrugar más que me han gustado:

Si hay algún artículo relacionado con este tema que te haya parecido especialmente interesante, puedes mandarme un email y le echaré un vistazo para incluirlo en el post.

CONCLUSIONES

Para resumir, yo creo que para empezar con un hábito nuevo, sea cual sea, debemos preguntarnos:

  • ¿Por qué hacemos lo que hacemos?
  • ¿Qué queremos conseguir?
  • ¿Qué obtendremos si lo conseguimos?

Cada día debemos tener muy presente ese porqué.

Nos servirá cuando haya momentos que creamos que no podemos, cuando se presenten obstáculos o dificultades o simplemente para continuar cada día haciendo lo que hacemos.

Y esto, sirve para cualquier cosas que queramos conseguir, a nivel personal o profesional.

Voy a seguir con mi propósito de levantarme entre las 5.30h y las 6h. No sé cuanto tiempo o si lo modificaré, pero de momento me está ayudando a ser más productiva.

Mi reto particular es organizar todos los pequeños cambios y hábitos que estoy introduciendo en mi vida, adaptándolos a mis circunstancias, preferencias y particularidades.

A modo de resumen te dejo las cosas que debes tener en cuenta si vas a empezar a madrugar más:

  1. Eres más capaz de lo que piensas
  2. Define tu porqué
  3. Rodeáte de las personas adecuadas
  4. No te vuelvas loco
  5. Sé flexible
  6. Adapta el nuevo hábito a ti
  7. Participa en algún reto

Y no te olvides que la OMS recomienda que debemos dormir mínimo 6h por lo que para levantarse más temprano, debemos también incluir otro hábito que es acostarnos antes porque de nada nos sirve aprovechar las primeras horas  del día si acumulamos falta de sueño y empezamos a experimentar los efectos negativos de haber dormido poco.

Ahora me gustaría saber si te has propuesto alguna vez madrugar más, si te interesan los temas relacionados con hábitos saludables y la productividad personal.

Me encantará conocer tu experiencia y los hábitos que te has propuesto incluir en tu día a día o ya has conseguido incluir, ¿me cuentas?

Te veo en los comentarios! 🙂


Si eres emprendedor digital, la productividad es uno de los puntos clave para que tu negocio avance como te gustaría y lo más importante, para no quemarte con las cientos de tareas y acciones a las que tienes que hacer frente.

Te recomendamos este Training Gratuito sobre productividad de Isa y Juanmi de masymejor.com. Ellos son  emprendedores de alto rendimiento expertos en productividad.

Si quieres mejorar tu productividad, apúntate al training que comienza el 27 de Noviembre y consta de 3 vídeos con los que vamos a aprender muchísimo todos. APÚNTATE AQUÍ o haz clic sobre la imagen.

productividad emprendedora

Comments

  1. Que buen artículo Ana!!

    Es genial que compartas tus reflexiones para animar a más gente que también quiera pasar por ahí 🙂
    Me alegro mucho haber contribuido, con los retos en el grupo, a que consigas mantener ese habito durante más días y te sientas tan bien.

    A seguir así y a ver si nos volvemos a ver pronto que estamos muy cerca!

    • Gracias Isa!!! Me alegra que te haya gustado! La verdad que sí, estamos a un paso realmente! Tengo pensado bajar un día de networking a Murcia, os aviso… Un besazo! 🙂

  2. Hola, Ana. He leído el post con una mezcla de envidia y rechazo porque, en mi caso, ese tipo de retos en los que te sugieren levantarte antes siempre me han sentado regular. Me explico: está demostrado que nuestros genes definen qué cronotipo tenemos, es decir, cuál es nuestra hora óptima para acostarnos y cuál para levantarnos. Los genes definen cuántas horas necesitamos dormir. Si quieres saber qué cronotipo tienes, piensa en cuándo te entra sueño en vacaciones y a qué hora te despiertas más fácilmente.

    La disciplina determina si estamos en pie a las 5.30 de la mañana. Los genes determinan si a esa hora estamos al 90% (en cuyo caso, enhorabuena) o al 50% (en cuyo caso…).

    Cuando me levanto antes, aunque sea solamente media hora antes de lo normal, a las 6.30 h, estoy grogui y aún así consigo hacer algo de ejercicio, calentando mucho y despacio para no lesionarme (tuve una tendinitis del Aquiles por calentar mal a esas horas). Pero el resultado de levantarme a esa hora es que, después de comer, el sueño siempre me vence, y tengo que vigilar mucho para no pasarme de siesta. Las tardes son algo menos productivas en mi caso si me levanto antes de lo normal.

    Conclusión: hay que probar y entonces decidir si nos va bien este recurso de levantarnos antes que el resto de la familia. Si no da resultado, no nos sintamos culpables. Los genes mandan.

    *Un consejo de los científicos del sueño para adelantar la hora de ir a dormir: exponerse a más luz solar durante el día para empezar a segregar melatonina antes. Puede conseguirse comiendo en un parque, transladándonos en bus en vez de en metro, desayunando y comiendo en la terraza y no dentro, etc

    Gracias por el post 🙂

    • Hola, Almudena! Muchas gracias por leerme y por tu valiosa aportación. Tendré en cuenta todo lo que comentas porque me parece muy interesante lo que dices. La verdad que no tengo intención de levantarme a las 5.30 de por vida ni siquiera un largo periodo de tiempo, de hecho me he ajustado el horario y ahora estoy levantándome a las 6. Mis motivos para levantarme antes son básicamente 2: aprovechar un tiempo tranquila antes de levantar a mi hija para adelantar algo de trabajo y una forma de conciliar mejor. Pienso que independientemente de participar en retos de este tipo, cada uno debe adaptarlo a sus circunstancias personales, sus preferencias y como tu dices la genética. Otra cosa distinta es hacer un esfuerzo puntual, con fecha de finalización para sacar un proyecto a delante o para un objetivo determinado. No conocía el concepto de cronotipo y voy a investigar sobre ello. 😉 Mil gracias por tu comentario, Almudena! Un abrazo! Ana

  3. Yeliz Rivero

    Excelente tus reflexiones. Me gusta eso de no madrugar porque otros digan que les funciona y ha sido la clave de su éxito, sino que cuestionemos, probemos y lo adaptemos a nuestro ritmo, ser flexible, que si no lo hago un día no pasa nada, porque tenemos la detestable manía de cuestionarnos por nuestras fallas y no celebrarnos la cantidad de veces en la que somos exitosos. Gracias, Ana, me aclaras el panorama con tus reflexiones.

    • Hola, Yeliz! Gracias por pasarte por el blog. Me alegra que te haya gustado. Por supuesto, yo he probado levantarme a las 5.30 pero voy a ir ajustándolo y viendo qué me va mejor y adaptarlo a las necesidades y momento vital. Lo importante es descubrir que somos capaces, hacerlo siempre por un motivo propio y adaptarlo a nosotros mismos y nuestras circunstancias. Un abrazo! Ana

  4. ¡Magnífico artículo Ana y estupendo blog! Mi más sincera enhorabuena.
    Me ha encantado este post que el destino ha querido poner delante mío cuando estoy inmerso en la cruzada de levantarme 2 horas antes, en mi caso a las 5… he fracasado, lo he reintentado, me he desesperado… creo que gracias a tu inspiracional escrito voy a seguir en la batalla pero ahora con muchos más recursos.
    ¡Un fuerte abrazo !

    • Hola, César! gracias por pasarte por aquí. Me alegra te haya inspirado el post, muchas gracias por tus palabras. Ya me contarás cómo vas con tu propósito de levantarte 2h antes. En mi caso, lo que ha hecho precisamente conseguirlo (cuando lo necesito o quiero) es precisamente ser flexible, escuchar a mi cuerpo y tener una porqué claro para hacerlo, alineado con mis objetivos del momento. Un abrazo! Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *