Cómo saber lo que realmente quieres (y lo que no)

“No hay viento bueno para el que no sabe dónde va”. Séneca

Esta cita me gusta mucho, aunque si reflexionamos sobre ella, quizá no sea especialmente motivadora, sino de esas que meten el dedo en la llaga pero de las que te hacen pensar.

Y es que, es completamente cierto eso de que si no sabes lo que quieres, ¿cómo vas caminar para conseguirlo?, difícil, ¿no?

Todos hemos pasado por momentos en los que  no te sientes satisfecho con tu situación actual, con tu día a día y sientes que debes cambiar algo, pero no sabes realmente hacia donde tirar o cuál es el mejor camino para conseguir cambiar esa sensación de insatisfacción.

En estos momentos, puedes encontrare diciéndo (te) cosas como:

mapa de vida ideal tablet

DESCARGA GRATIS EL MAPA DE TU VIDA IDEAL

  • Crear un mapa que te guíe para tomar mejores decisiones y saber si lo que haces te acerca o te aleja de la vida que realmente quieres.

  • ¿Qué hago con mi vida…?
  • Sé que tengo que cambiar algo pero…
  • Algún día…
  • Cuando tenga X, haré Y…
  • Cuando consiga X…me sentiré mejor…

A veces, creemos que en algún momento encontraremos a alguien que nos diga qué podemos hacer con nuestra vida para sentirnos menos insatisfechos. Buscamos la respuesta en amigos, conocidos, familiares e incluso en Internet. Realmente NADIE puede decirte qué puedes hacer con tu vida, sólo tú tienes la respuesta, aunque ahora no la veas.

“No hay viento bueno para el que no sabe dónde va”. Séneca - ¡Compártelo!          

¿Has pensado alguna vez en cómo te gustaría que fuese tu vida ideal?

Lo primero que debes tener en cuenta que, una vida ideal no es imposible ni una utopía (algo aparentemente tan bueno, que es imposible de que ocurra).

Es cierto que nadie puede decirte qué debes hacer con tu vida, pero sí podemos ayudarte ofreciéndote las preguntas adecuadas que debes hacerte y las reflexiones que deberías hacerte para conseguir saber  lo que realmente quieres y lo que no. Sólo así podrás hacer lo que necesitas para conseguirlo.

En ocasiones no nos permitimos  soñar ni siquiera pensar en cómo nos gustaría vivir de forma ideal. Nuestro entorno, la sociedad y algunos mensajes que recibimos son los que han conseguido hacernos creer que lo ideal es imposibles, que no tenemos demasiadas posibilidades si decidimos tomar el camino hacia nuestra felicidad.

TRANQUILO, NO ERES EL ÚNICO

Parece que el mundo está lleno de personas saben lo que quieren y que los que en algún momento, no lo tenemos tan claro, somos bichos raros. ¿Cómo no vas a saberlo?  pero si sólo debes pensarlo y ya está, te dicen algunos… Vale, pues a veces no es tan fácil.

Es posible que veas a tu alrededor, en Internet y en las redes sociales, muchas personas encantadas con su vida, con lo que hacen, viviendo una vida totalmente satisfactoria y que derrochan felicidad a cada paso que dan. Todo parece perfectamente perfecto, encantados con su vida personal, alineados con su vida profesional y los que viven de su pasión, ya son los más, más felices del mundo. ¡Qué perfeccción!

Dudo mucho que exista esa perfección absoluta pero oye, qué bien queda y si encima vende, pues mejor. Lo que no podemos saber es si todo eso que aparentan es completamente real o al menos, no tanto como aparentan. Aunque yo prefiero dudar de la perfección absoluta, no es humana.

Para tranquilizarte:

  • Los que están completamente satisfechos con su vida no  suelen pregonarlo cada dos por tres.
  • Hoy día existe mucho postureo de falsa felicidad.
  • Dime de que presumes y…
  • Muchas personas dan esa sensación de plenitud vital pero realmente están igual de confuso que tú.

No saber lo que quieres e incluso creer que sabes lo que quieres pero esto no ser lo realmente quieres es completamente normal. Tener épocas de menos claridad es normal.

Párate un momento y piensa si quieres dejar de vivir por inercia y comenzar el camino hacia ese cambio que te permita disfrutar de la vida.

Tomar conciencia, aceptar que estás en un momento confuso y  luego, gestionar la incertidumbre es lo mejor que puedes hacer.

PARA Y REFLEXIONA

Si no sabes qué quieres hacer con tu vida, si sientes que quieres cambiar algo pero no sabes qué, la solución puede ser más sencilla de lo que crees: párate a pensar qué es lo que quieres. 

Ejercicio TU VIDA IDEAL

Es un pequeño ejercicio que te llevará menos de 30 minutos y que te dará una claridad tremenda sobre qué es lo que realmente quieres. Este ejercicio puede cambiarte la vida e incluso es recomendable, volverlo a hacer cada año porque como personas evolucionamos, nuestros intereses y preferencias, también.

  • ¿Qué harías en tu vida si no tuvieras miedo? ¿Si todo fuera posible? ¿Si no dependieses del dinero?
  • ¿Dónde vivirías? ¿Con quién? ¿Cómo sería tu casa, tu ciudad?
  • ¿Qué harías al levantarte? ¿Qué tipo de personas serían tus amigos? ¿Con qué tipo de personas te relacionarías? (a nivel profesional y personal)
  • ¿Qué harías, teniendo en cuenta que podrías hacer cualquier cosa?
  • ¿Cómo te sentiríais a lo largo de cada día? ¿En cada parte del día?
  • ¿Qué harías en tu tiempo libre?
  • ¿Trabajarías? ¿Qué tipo de trabajo o funciones desempeñarías? ¿Por cuenta propia o por cuanta ajena?
  • ¿Qué actividades de ocio harías? ¿Dónde te irías de vacaciones?
  • ¿Qué quieres aprender? ¿Qué tipo de persona quieres ser? ¿Cómo quieres que te recuerden?
  • ¿Qué harías antes de irte a dormir? ¿Cómo te sentirías al acabar el día?

Para comenzar a saber  lo que quieres y lo que no quieres, tan sólo tienes que  parar, reflexionar con calma. Coge papel y lápiz para realizar  el ejercicio de TU VIDA IDEAL sin prisa y de la forma más honesta y auténtica posible. Me refiero a  que pienses en ese día a día que te gustaría vivir, si supieras que todo es posible, que no importase el dinero ni si hoy tienes o no los recursos que crees se necesitaría para conseguirlo.

Si ya crees saber lo que quieres, este ejercicio te ayudará a saber si lo que crees que quieres es realmente así.

Lo que no quieres

También es importante descubrir lo que no quieres 

Hace tiempo que me di cuenta que también es vital saber lo que no quieres porque quizá conseguir la satisfacción personal o profesional sólo es cuestión de eliminar o disminuir algo de tu vida y no tanto, el conseguir. Por otro lado, quizá lo que quieres ya lo tienes y está empañado por algo que te sobra. Además, eliminar lo negativo es importante para conseguir avanzar de verdad. Y lo más importante de todo, es posible que hoy no puedes alcanzar tu vida ideal de forma completa, pero sí puedes hacer pequeñas modificaciones que te permitan vivir mejor.

A veces, la satisfacción sólo depende de eliminar algo de tu vida y no tanto, el conseguir. - ¡Compártelo!          

Analiza qué cosas, personas, aspectos de tu vida no cuadran con esa vida ideal que has plasmado. Se trataría de ir reemplazando cosas por lo que realmente quieres e ir dando pasos para acercarte a esa vida ideal.

  • Listar obligaciones, tanto las  autoimpuestas como las obligaciones impuestas por otros y por las circunstancias personales. Son las cosas que debemos hacer en nuestro día a día ( o creemos debemos hacer sí o sí)
  • Ahora piensa, ¿Cuáles se pueden eliminar? ¿Cambiar? ¿Modificar? ¿Disminuir?
  • ¿Qué te hace sentir infeliz, insatisfecho, agobiado, estresado en tu vida actual?
  • ¿Qué es realmente importante para ti en la vida? ¿Qué valoras por encima de todo?

Cuando no sabes qué hacer…

A veces, tenemos dudas de qué decisiones tomar o dudamos si lo que estamos haciendo es lo que “debemos” hacer. En general, no existen decisiones buenas ni malas, sino que hacemos lo que podemos , como podemos en el momento que vivimos y según todas las circunstancias.

Si no sabes qué hacer, una cosa que a mí me ha ayudado es pensar qué le diría a mi hija si estuviera en esa situación. Piensa qué le dirías a la persona más importante para ti (tu hijo, tu mejor amigo, tu madre…) si te pidiese que le ayudases a descubrir lo que quiere en su vida…

No podemos cambiar el pasado, ni predecir el futuro, pero sí podemos tomar mejores decisiones para acercarnos a nuestra vida ideal.

Saber cómo te gustaría que fuese tu vida ideal, también te sirve para tomar mejores decisiones.

Pregúntate , ¿Me acerca o me aleja esto de mi vida ideal? ¿Qué tendría que hacer para conseguir lo que quiero lo más rápido posible?

PONTE EN ACCIÓN

Cuando no sabes lo que quieres o qué es lo que tienes que cambiar para ser más feliz o para disfrutar más, lo mejor que puedes hacer es  ponerte en marcha, sin miedo a fallar ni a empezar a algo que luego no sea lo que realmente quieras.  Quizá descubras que cosas que creías que querías, no van contigo  y  no lo quieres realmente.

¿Cómo te gustaría que fuese tu vida ideal? - ¡Compártelo!          

Si realizas el ejercicio del MAPA DE VIDA IDEAL, puedes descubrir lo que quieres, y lo que no,  y así comenzar a escribir tu propia historia porque aunque a veces no lo veas, tienes infinitas posibilidades ante ti.

Una cosa importante es recalcar que hacer el ejercicio de tu vida ideal, pensar en ella, soñar con ella y trabajar para conseguirla, no significa que la vayas a conseguir desde mañana mismo, pero lo que sí podemos hacer es acercarnos cada día un poquito más a ese día a día que queremos. Pasito a pasito.

Yo no vivo aún mi vida ideal, pero sé lo que quiero, lo que no y poco a poco voy añadiendo cosas y eliminando otras. Eso sí, procurando siempre disfrutar del camino, pase lo que pase, pese a quien le pese.

Me encantaría conocerte un poquito más y saber qué has pensado al leer este post y si ha removido algo dentro de ti. ¿Vives como realmente quieres? ¿Disfrutas del camino hacia tu vida ideal?

Comments

  1. Silvia Conde

    Ana gracias por el post, me ha ayudado mucho a clarificar algunas cosas.
    Y especialmente destacó el ejercicio de reflexionar sobre lo que no quiero. Pues actualmente no puedo cambiar toda mi vida hacia mi vida ideal, pero sí puedo eliminar cargas y molestias que no me aportan nada.
    Y vaya libertad y ligereza que siento de repente, siento que tengo más fuerza para continuar manteniendo esta vida hasta que haga el cambio definitivo

    • Hola, Silvia! Yo tampoco vivo mi vida ideal de forma completa y es completamente cierto que ayuda ir dando pasitos y eliminando pequeñas cosas e incluyendo otras, aunque parezcan insignificantes, porque al final se trata de disfrutar del camino mientras conseguimos nuestros objetivos. Gracias por leerme y por tu comentario! Un abrazo!

  2. Un de vuestros post que más me han gustado. Precisamente mi vida cambio hace unos cinco años cuando me di cuenta de que lo único que necesitaba para ser feliz era eliminar ciertas cosas de mi vida. Casi todas vinculadas con seguir el “camino marcado”.

    • Muchísimas gracias Kevin! A veces, son sólo pequeños cambios lo que necesitamos y la clave es tomar conciencia sobre qué tenemos que cambiar. El “camino marcado” o vivir por inercia, en mi opinión, son de las cosas que más infelicidad causa, lo digo por experiencia propia. Un besazo!

  3. Muy interesante el post.

    Es curioso lo del “camino marcado”, cómo nos lo inculcan desde pequeñitos, sobre todo nuestros padres o familiares cercanos, como si fuera algo que te garantiza felicidad cuando en realidad es todo lo contrario.

    Yo hace mucho tiempo ya que decidí ser “rarita” y hacer lo que quiero cuando quiero y eliminé a algunas personas de mi vida. No es fácil y es una lucha diaria pero merece la pena.

    • Hola! Bienvenida al club de los “raritos” que tratamos de escribir nuestra propia historia lejos de ese “camino marcado”. Estoy contigo con lo que no es fácil y también en lo de que merece la pena. A mí, también! Gracias por leernos y comentar! Un abrazo, Loli!

  4. agustin lopez guerrero

    excelente, soy ingeniero y tengo que analizar todo por eso pienso que aun que interesante tu reflexion para aplicarla a mi vida la tengo que ordenar, ya he detectado mi objetivo (creo), tambien que me detiene a arrancar ” el miedo” al rechazo, pero se que estoy preparado, puedo lograrlo.
    gracias mil y empezare hoy.

    • Hola Agustín! Me alegro que te haya resultado interesante la reflexión. Lo importante es darse cuenta, parar, reflexionar y hacerse las preguntas adecuadas. Sin darnos cuenta, muchas veces vivimos cada día por inercia y eso nos impide disfrutar realmente. Es una pena, porque hemos venido a esta vida a VIVIR y no simplemente SOBREVIVIR. Un abrazo grande y por todas! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + quince =