Cómo superar el miedo al éxito

En ocasiones deseas alcanzar una meta y sin embargo, pasa el tiempo y no parece que termines de pasar a la acción ni perseguirla con el empuje necesario para conseguirla.

En realidad no es que tengas miedo al posible fracaso sino miedo al éxito (o dicho de otra forma un comportamiento de rechazar lo que implica el propio éxito). De hecho, sueles tener claridad en el camino y sabes perfectamente lo que hay que hacer para conseguir el objetivo y llegas a realizar algunos progresos si bien no terminas de alcanzar el punto de fluidez que te permitiría realmente poner toda la carne en el asador para alcanzar la meta. Esta situación suele ser más habitual con objetivos a largo plazo como iniciar un nuevo negocio, una nueva vida o dejar tu empleo.

Normalmente el camino hacia el éxito y la consecución de un objetivo no es un camino de rosas. Coronar la cima de la montaña requiere cambios y experiencias que son a veces positivas y a veces negativas. En ocasiones, aunque algunas personas juran que quieren tener éxito en algo, en realidad las consecuencias negativas de conseguirlo superan las positivas y, por tanto, les terminan anclando en el mismo puerto, cual navegante bien equipado que habla de navegar los siete mares y pasa el tiempo y nunca termina de salir ni siquiera a la bahía.

Cuando nos anclamos en los efectos o consecuencias negativas de alcanzar el éxito o nuestra meta, podemos decidir quedarnos en ese estado, lo cual implica que jamás alcanzaremos la meta por más que hablemos de ella y de lo que vamos a hacer para conseguirla, o bien, podemos eliminar esos aspectos negativos. Esto se consigue por ejemplo, aceptando que alcanzar el objetivo tendrá ciertos elementos negativos y que debemos y podemos aprender a aceptarlos.

A pesar de lo mucho que hablemos de todo lo positivo de alcanzar o conseguir una meta, nunca llegaremos si en nuestro subconsciente existe la creencia de que conseguir lo que queremos en realidad, es malo o tiene consecuencias negativas que sobrepasan lo positivo. De ahí la importancia de aprender cómo superar el miedo al éxito.

El miedo al éxito no es tan evidente ya que existe en mayor grado a nivel del subconsciente y por tanto, es más complejo que el miedo al fracaso.

No es tanto el miedo al éxito en si mismo lo que nos paraliza, sino el miedo a los efectos o consecuencias de dicho éxito (léase alcanzar tu meta) algunas de las cuales pueden ser realmente y honestamente no deseadas. Si dichos miedos no son analizados y gestionados, pueden ir acrecentándose a medida que pasa el tiempo. Esto se explica debido a que cuando rechazamos algo que tememos de forma consciente o subconsciente, automáticamente potencias el comportamiento de rechazo. En consecuencia, cuando aún sin darte cuenta, rehuyes, evitas o postergas trabajar en tu meta debido a tu miedo al éxito encubierto, refuerzas la conducta de rechazo y de procrastinación por lo que a medida que pasa el tiempo se te hace cada vez más difícil pasar a la acción y hacer lo que debes hacer para avanzar hacia tu objetivo.

“Qué ocurrirá si tienes éxito?”


Preguntarte: ¿Qué ocurrirá si tienes éxito o cuándo tengas éxito? Te ayudará a resolver la situación porque al dirigir tu atención al miedo este tiende a reducirse.

La pregunta debes entenderá de la siguiente forma: ¿Qué es probable que ocurra cuándo alcances la meta? ¿Cuáles serán las consecuencias colaterales al margen del efecto directo?

Deberíamos hacernos esta pregunta y reflexionar bastantes minutos, sobre todo cuando observamos que no avanzamos en nuestro camino hacia el objetivo.

Hacernos esta pregunta nos permite descubrir lo que realmente queremos. Podemos desear algo pero no querer realmente lo que significa conseguirlo o puede que no sea el tipo de éxito que realmente queremos. Es como si ese éxito implica para nosotros un problema al tener que gestionar demasiadas personas si la empresa crece o bien molestias administrativas al crecer las ventas de nuestro negocio online o bien que deseemos un reconocimiento que la consecución de nuestra meta original no puede darnos.

Podemos desear algo pero no querer realmente lo que significa conseguirlo o puede no ser el tipo de éxito que realmente queremos.

Este ejercicio tiene un gran poder si se hace seriamente ,ya que te ayudará a verificar si tienes la escalera  hacia el éxito colocada en el sitio adecuado y, en caso contrario, cambiarla de sitio cuanto antes para  poder alcanzar tus metas y ser feliz en el camino.

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cinco × cuatro =