Consejos para emprender para mi Yo del pasado ( y para TI)

Consejos para emprender para mi Yo del pasado ( y para TI)

En los inicios de Yuvalia, uno de mis propósitos era( y sigue siendo) ayudar a toda persona que desease lanzar un negocio o buscarse una forma de autoempleo. Mi ilusión y misión era (y es) ofrecer la información y recursos que yo no tuve en mis inicios con el fin de contribuir a que no cometieran los mismos errores que yo y que pudieran vivir de su negocio en el menor tiempo posible.

De vez en cuando me gusta echar la vista atrás y reflexionar cómo pienso ahora y lo que pensaba entonces y en todo lo que he aprendido los últimos años. Por eso he querido recopilar  los consejos que le daría a mi yo emprendedora del pasado y compartirlos por si pueden ayudar a saber qué hacer  y qué no hacer en los comienzos de un proyecto.

Consejos para emprender para mi Yo del pasado ( y para TI) - ¡Compártelo!          

# Elimina el miedo al fracaso

Todos tenemos miedos, y ¿Sabes una cosa? hasta el emprendedor más experimentado y hasta los expertos que desprenden tanta confianza en sí mismos en los artículos que escriben sobre emprendimiento y negocio, TODOS, absolutamente TODOS, sienten ciertos miedos y nervios cuando lanzan un nuevo proyecto o un nuevo producto o servicio. Es normal sentir miedo al fracaso. Te recomendamos profundizar sobre este miedo en el post de Virginia Jiménez en el que además, te proporciona 4 estrategias para superar este miedo.

# Valida tu idea

Puedes pensar que Tu idea de negocio es la más fantástica del mundo pero piensa que debe ser rentable, sino corres el riesgo de trabajar e invertir tiempo y dinero en algo que no sabes si hay suficientes personas dispuestas a comprarlo. Además debes conocer cuánto dinero estarían estas personas a pagar por tu producto/servicio.

# Define tu modelo de negocio

Define tu modelo de negocio desde el día 1. Debes saber quién eres, qué ofreces, a quién se lo ofreces y cómo se lo ofreces. Aunque debe estar definido desde el principio, a medida que avances en el desarrollo no tengas miedo a ajustar o cambiar lo que necesites. Los negocios no son estáticos.

# No te encierres en tu idea inicial

Si tienes que cambiar algo, hazlo, sea el momento que sea. Analiza pros y contras, pero un cambio de enfoque no tiene por qué ser negativo.  Tienes que ser consciente de que tu idea inicial de negocio puede evolucionar y cambiar una vez te pongas en marcha.

# Analiza el sector

Antes de lanzarte, analiza bien el sector, su problemática, modelos de negocio ya existentes, competencia, peculiaridades…Esto te ahorrará más de un quebradero de cabeza.

# Relaciónate con expertos de tu sector

Contacta y habla con uno (o varios) expertos de tu sector, seguro que vas a obtener información  útil e interesante para tu negocio, así como una perspectiva de alguien que conoce bien las peculiaridades del mundo donde te vas a meter. 

# Conoce a tu futuro cliente

Antes de comenzar ni siquiera a vender, debes conocer todo acerca del potencial cliente al que te diriges. Investiga, pregunta, observa… Debes conocer quién es, qué le interesa, qué quiere, qué le gusta, dónde encontrarle (en el mundo online y en el offline), a quién sigue en las redes sociales, con quién se relaciona, qué tipo de contenidos consume en Internet y comparte, cuáles son sus preocupaciones,  sus necesidades… Todo lo que  puedas saber de tu cliente potencial te ayudará a ofrecerle exactamente lo que necesita y a saber cómo atraerlo a tu negocio.

# La paciencia y la actitud son claves en los inicios de un proyecto

Así es, la paciencia y la actitud son claves en los inicios de un proyecto. 

Dos cosas te definen: tu paciencia cuando no tienes nada, y tu actitud cuando lo tienes todo. - ¡Compártelo!            La paciencia nos permite seguir avanzando y luchando por nuestros objetivos, “sin prisa, pero sin pausa”. Además de la paciencia, es igual de importante, mantener una actitud adecuada cuando los ansiados resultados comienzan a llegar e incluso cuando sientes que ya lo has conseguido todo.

#  Visión clara a largo y medio plazo

Ten una visión final de lo que te gustaría que fuese tu Negocio a largo plazo pero también elabora una visión de los pasos intermedios. Esto es necesario, no sólo para no sentir la presión de una meta demasiado grande, sino para realmente conseguir alcanzar esos pasos intermedios necesarios que te llevarán a tu objetivo final. Es posible incluso, que durante el camino quieras o debas hacer ciertas variaciones en el modelo de negocio y no pasa nada!

# Ponte objetivos

Es importantísimo ponerse objetivos de negocio y objetivos en  cada área de negocio. Además, divide siempre los objetivos en pequeños objetivos alcanzables en menor tiempo y con mayor facilidad. Esto sirve de motivación al ir consiguiendo pequeños logros y además, es una forma de ir avanzando de forma real y no trabajar por y para un objetivo a un año, dos, tres…sino para objetivos alcanzables en menos tiempo. Recomiendo plantear objetivos trimestrales e incluso mensuales.

# Comienza sencillo y ya irás creciendo

No se puede pretender tener toda la oferta de productos y/o servicios desde el minuto cero. La primera razón es porque retrasas el lanzamiento del proyecto y más vale salir antes y comenzar a rodar que tardar más por tener mayor oferta pero no saber qué gustará más, qué gustará menos, que te piden tus potenciales clientes y estar ofreciendo algo equivocado o con poca aceptación.  La segunda razón es que es más fácil dominar y llegar a controlar un negocio sencillo con una oferta pequeña de productos/servicios que un negocio grande y complicado. .  Dominarlo sería crear tu negocio, comenzar a vender, promocionarlo a nivel online y offline, hacerte un huequito en el sector y luego ir dando pasos para hacerlo crecer.

# No tienes que ser experto en todo  

No quieras aprenderlo tooodo antes de hacer algo. No quiero decir que no crea que debemos formarnos antes de emprender (esto lo dejo para el próximo consejo). Sí que creo que una vez tienes cierta información sobre el tema (redes sociales, seo, blogging, email marketing…), es mejor dar un primer paso y comenzar a trabajar ese área de tu negocio e ir aprendiendo y mejorando durante el camino.

# Aprende a delegar

Como lo anterior, No puedes hacerlo todo tú. Deberás ser capaz de delegar en algún momento y subcontratar ciertas tareas porque no sepas lo suficiente  o simplemente porque el día tiene las horas que tiene…

# Existen alternativas a subcontratar

Si no puedes permitirte contratar a alguien para ciertas funciones  cotidianas o trabajos puntuales, puedes optar por otras fórmulas no dinerarias como hacer trueque de servicios y/o productos o establecer algún tipo de colaboración.

# La Formación es importante

Yo apenas me formé (ni me informé) en las distintas áreas que necesitas trabajar en un negocio. Me lancé a la piscina sin saber casi nada de finanzas ni de lo que necesitaba para lanzar y hacer crecer mi negocio. Una formación mínima es necesaria para poder saber qué pasos dar, sobre todo en el inicio. No hace falta hacer un master en emprendimiento (como los hay ahora), sino tener unas mínimas nociones de lo que traes entre manos para poder realmente vivir de tu negocio. Aprender, preguntar y formarse es recomendable para saber cómo hacer crecer tu negocio. Pero cuidado!! No caigas en aquello de “no sé suficiente para ponerlo en práctica”. El momento perfecto nunca llegará. No sirve de nada acumular conocimiento y no aplicarlo a tu negocio.

# No inviertas en producto a lo loco

Si tu negocio está basado en la venta de productos, planifica muy bien la cantidad de productos a comprar a tus proveedores. Piensa muy bien si te interesa tener stock disponible desde el minuto cero o por el contrario puedes hacer el pedido cuando ya hayas realizado alguna venta. Baraja realizar dropshipping, eso es que realizas el pedido al proveedor cada vez que vendes un producto y es el proveedor el que se encarga de enviar el producto a tu cliente. Este sistema elimina riesgos y tiene muchas ventajas pero también ciertas peculiaridades que darían para otro post. Me lo anoto 😉

# Reserva una parte de tu inversión inicial a Formación y/o Mentoring

En los inicios de un proyecto debes calcular la inversión inicial que necesitas para productos o materiales,  recursos (web, hosting, dominio, plugins, software…) servicios subcontratados (asesoría, contabilidad…), gastos variables, gastos fijos mensuales, cuota de autónomo, promoción inicial… Además de todo esto, incluiría sin lugar a dudas presupuesto para una formación  inicial mínima y un Mentor que me ayudase a saber priorizar, tener claridad y dar los pasos adecuados en cada momento, con el consecuente ahorro de tiempo y dinero. Me resulta curioso que por entonces, me asesoraron en un organismo que colaboraba con el Inem en cómo hacer un plan de negocio (si se puede llamar así…) y no tuviesen en cuenta la formación inicial necesaria…

# No te vuelvas loco con la Formación

No uses la Formación como excusa para no hacer lo que tienes que hacer. Te recomiendo un post del Blog Oye Deb que precisamente habla sobre esto, “Aprender a emprender, la mejor excusa para no emprender”. Lo importante es dar un primer paso y ya mejoraràs.

# Analiza lo que hacen los demás

A no ser que hayas inventado el sacacorchos, en tu sector seguramente ya existan negocios similares al tuyo ofreciendo productos y/o servicios similares a los tuyos. Ponte el traje de detective e investiga qué hacen, cómo lo hacen, cuándo lo hacen…todo lo que hacen como marca a nivel online y offline para captar clientes. No se trata de copiar, se trata de inspirarse e incluso detectar debilidades que puedes convertir en tus fortalezas.

# Los contactos

No subestimes tus contactos actuales porque pueden serte de ayuda en tu negocio. Además, trata de crear y cuidar una red de contactos que te puedan abrir puertas o crear oportunidades impensables para ti y tu negocio.

# Tu Entorno 

Y por último, pero no por ello, menos importante, el entorno. ¡Qué importante es el entorno! Rodéate de personas que sepan más que tú, que ya hayan pasado por lo que tú estás pasando, que hayan emprendido, que hayan fracasado o triunfado con sus proyectos, pero que tengan experiencia en el apasionante mundo de los negocios. Aléjate o simplemente aprende a ignórales,  de personas que te dicen que estás loco, que no sabes dónde te metes, qué te busques un “trabajo normal” o simplemente no te apoyan.

¿Tienes un negocio propio? ¿Se te ocurre algún consejo más que dar a alguien que quiere lanzar un proyecto o acaba de lanzarlo?

¿Tienes una idea de negocio y estás decidido a ponerla en práctica? Nos encantaría que nos contases a los retos que te enfrentas y cuáles son tus mayores preocupaciones. Puedes compartir tu experiencia en los comentarios para poder ayudar a otras personas en tu misma situación!

QUIERES HACER CRECER TU NEGOCIO 2

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ocho − 6 =