¿Quién soy yo para hacer esto?

Todos tenemos un conocimiento y experiencia y TODOS podemos conseguir crear una forma de ganarnos la vida a partir de ello.

Seguramente, más de una vez habrás pensado que cómo van a comprarte a ti tus productos o servicios, si no eres un experto, esos de los que crean Blogs referentes y dan consejos y recomendaciones sobre un tema que todo el mundo comparte en redes sociales.

Seguramente te has preguntado alguna vez ¿Quién soy yo para hacer esto?

Y te has respondido cosas como, “si hay muchos mejores que yo”, “si no tengo suficiente experiencia como ellos”, “si nadie va a confiar en mi” y así un sinfín de razones por las que nadie va a comprar aquellos productos o servicios que deseas vender.

“Hay muchos mejores que yo ( y peores) ” - ¡Compártelo!          

Muchas veces creemos que no sabemos suficiente, y esto es porque nos fijamos en otros profesionales que saben más que nosotros y claro, es cierto que siempre habrá quién sepa más que tú, que esté mejor preparado, que haya hecho tropecientos cursos, que tenga uno o varios máster o que tenga experiencia trabajando en grandes empresas inalcanzables para ti….

Crear un negocio a partir de tu conocimiento es posible

Si pones tu conocimiento y experiencia sobre una escala y le das un valor. ¿Hay personas que sepan menos que tú o con menos experiencia? ¿Existe algún perfil de persona que puedes ayudar con ese conocimiento?

Claro que sí.

La realidad es que sí, siempre va a haber personas que sepan más que tú y con un montón de añadidos que sientes que los hacen mejor que tú. No pienses en ellos.

Piensa en las personas a las que puedes ayudar.

Sabes más que alguien, y es a quien puedes ayudar con tu conocimiento. - ¡Compártelo!          

Valórate para que te valoren.

Debes valorarte a ti mismo, independientemente de logros, medallas o estudios realizados, independientemente de lo que poseas o lo que hayas conseguido hasta ahora. Sólo así podrás comenzar a ser valorado por los demás y por tus clientes potenciales.

Hazte valer.

La humildad es buena y siempre creo que hay que ser humilde y no creerse más que nadie pero también puedes creerte que tienes valor y así transmitirlo cuando hables con un posible cliente, en un encuentro de networking, cuando envíes un email y algo muy importante, también cuando escribas en tu blog o en las redes sociales. Si conoces el tema, si tienes una opinión al respecto, no dejes que los miedos te dominen y ten seguridad en lo que dices.

Ya sabes suficiente.

No trates de buscar siempre información acerca del tema que vas a escribir en un post o sobre el que quieres crear contenido. Si es algo que conoces bien, que tienes experiencia y sobre el que tienes algo que decir, trata de ponerte enfrente de un folio en blanco y escribe, hazlo desde dentro, desde lo que tú ya sabes. En estos momentos es vital que te repitas a ti mism@ que vales, que eres bueno y que tu conocimiento y experiencia va a ayudar a otras personas. Sólo así, crearás contenido realmente valioso y ÚNICO porque cada persona somos únicos, somos una combinación de genética, conocimiento y experiencia ÚNICA e IRREPETIBLE. Sí siempre buscas información y contenido para inspirarte de los que crees que saben más que tú, nunca podrás sacar realmente lo que llevas dentro y te costará mucho diferenciarte y con suerte, podrás vivir de tu trabajo, pero serás uno más.

Y no quiere decir que no haya que buscar información o hacer cosas que ya están probadas y por lo tanto funcionan, por supuesto que no. Seríamos tontos si quisiéramos inventar la rueda o hacer todo desde cero. Se trata de pensar por nosotros mismos, cuestionarse lo que ya existe (lo diga quien lo diga, y perder el miedo a ser diferente porque al final nadie quiere ser uno más.

Tu propia forma de hacer las cosas.

A veces, caemos en el error (de nuevo por la manía de compararnos) de querer ser quien no somos y nos encontramos haciendo cosas con las que no estamos cómodos sólo por el hecho que “es lo que hay que hacer”.
Cuando pierdes el miedo a seguir las reglas establecidas, miedo a intentar hacer las cosas diferentes es cuando realmente estás creando una vida a tu medida.

Cuando dejas espacio al “Y… ¿por qué no?” y eliminas de tu mente eso de “No, así no se hace” (porque aquellos que saben más que tú no lo hacen así), abres un mundo de posibilidades y comienzas a ser tú, escribiendo tu propia historia.

Eres único, demuéstralo.

Crear una propuesta de valor única y auténtica sólo es posible si pierdes el miedo al que dirán, si te despegas del resultado porque salga bien o salga menos bien, lo habrás intentado y estarás dando forma a algo único e irrepetible.

Si no ha salido bien, es que aún no has llegado al final. @annuska78 - ¡Compártelo!          

 

Los grandes descubrimientos e inventos se han producido tras varios intentos fallidos de crear algo único y siempre gracias a grandes dosis de confianza en uno mismo, paciencia, persistencia, resiliencia y tenacidad.

Si quieres trabajar para ti mismo y pagar las facturas a final de mes, en tu negocio, por pequeño que sea, deberás conseguir vender tus productos o servicios.

Al final, vender es ayudar, ayudar a otros con tus productos y servicios. Tu saber hacer, tu conocimiento y experiencia acumulada puede ayudar a otros. Siéntete capacitado para hacerlo y ten seguridad en todo lo que hagas porque sólo así estarás mejorando la vida de otras personas desde tu propia forma de pensar y hacer las cosas.

¿En qué puedes ayudar a otros?

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Once − 9 =