Crear un negocio de éxito en tiempos de crisis

 

Considerar crear un negocio en una recesión parece una aventura de riesgo extremo. Sin embargo, nunca existe un momento perfecto para crear una empresa. Algunas de las empresas de mayor éxito se han gestado en medio de la gran depresión del 29 o de alguna de las grandes crisis económicas. De forma objetiva podemos decir que si bien puede ser un reto mayor lanzarse en una crisis ya que el mercado puede ser más reducido, existen empresas que tienen éxito en periodos de crisis de la misma forma que existen empresas que fracasan en periodos de bonanza. La situación económica es un factor importante a tener en cuenta pero no es un factor determinante para crear un negocio con éxito.

 No todo el mundo tiene las cualidades y la motivación para ser emprendedor. Es importante conocerse a sí mismo y conocer lo que realmente nos motiva y deseamos, para crear un proyecto que se adapte a nuestra forma de ser y cualidades.

Por otro lado, no todo el mundo puede ser Bill Gates o Mark Zuckerberg y al mismo tiempo, tampoco necesitas ser como ellos. Si te fijas la meta de ser el próximo Bill Gates tal vez nunca consigas asentar ni siquiera la primera piedra ya que perderás el foco en el presente. No se trata de no tener metas ambiciosas, sino de adaptarlas a nuestras habilidades, capacidades y prioridades.

No todo el mundo que inicia un negocio desea crear un imperio, hay emprendedores que se conforman- y es lo que desean- con tener un negocio pequeño, de “estilo de vida”, que les garantiza una buena calidad de vida.

En este caso, es importante pensar en nuestras características personales y decidir honestamente qué grado deseamos aceptar de estrés,  problemas y  retos a la hora de crear una empresa.  No se trata de crear el próximo Microsoft o Google sino de crear un negocio que encaje contigo. Entender nuestra personalidad nos ayudará a determinar la idea de negocio más adecuada para nuestras características y aquella que puede tener por tanto mayores posibilidades de éxito.

En todo caso, la edad o la experiencia no resulta tan importante como tener la actitud adecuada.

Algunos elementos que pueden determinar el éxito  serían:

  • Confianza en uno mismo y en el proyecto.
  • Iniciativa y determinación.
  • Saber elegir tu equipo, aliados y colaboradores.
  • Capacidad para organizar y coordinar.
  • Capacidad para ilusionar, transmitir entusiasmo y motivar tanto a clientes, proveedores como a tu equipo.
  • Capacidad para tomar decisiones y gestionar los riesgos.
  • Tolerancia al riesgo y al estrés.

Por otro lado, en función del negocio que deseamos crear, necesitamos tener claro el nivel de esfuerzo que estamos preparados para realizar ya que si se trata de iniciar un negocio desde cero y sin ayuda nos enfrentaremos tanto a la burocracia que puede ser desesperante como al desgaste energético de tener que hacer muchas cosas nosotros mismos.

Sea cual sea tu idea de negocio, identifica alguien que ya lo haya hecho con éxito o qué tenga éxito en una actividad lo más similar posible  y observa las características del emprendedor y de su equipo, qué han hecho para llegar ahí y qué puedes aprender de ellos que puedas aplicar a tu proyecto.

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dos × 3 =