Determinación para salir adelante en tu vida

Se suele escuchar que el éxito y el fracaso son términos acuñados por los americanos, consecuencia de la obsesión desmedida por triunfar, quizás el “sueño americano” tiene algo que ver…

En realidad estamos destinados desde que nacemos a fracasar…e igualmente destinados a triunfar. La única diferencia es nuestra actitud en cada momento. Aprendemos a utilizar la herramienta más importante cuando nacemos, y la practicamos siendo bebés, simplemente, luego se nos olvida, probablemente mientras somos bombardeados por una marea incesante de anunciantes, lo cual incluye los comentarios negativos de familiares, padres y amistades.

La determinación del bebé

La herramienta a la que me refiero es a la determinación del bebé. Sí, tal cual, no se vayan a reír. Si se paran a pensar por un instante, recordarán que un bebé al iniciar el gateo y más tarde realizar sus primeros intentos de ponerse de pie, está destinado al fracaso. Cae una y otra vez, en ocasiones llora, en ocasiones sonríe. Sin embargo, su actitud ante los hechos y su determinación le hace dirigirse sin un atisbo de duda hacia la meta: ponerse de pie. No piensa que no lo conseguirá, no recuerda ni piensa en las malas experiencias y en los fracasos anteriores. No se le pasa por la cabeza pensar que no lo conseguirá, que es realmente difícil o que alguien conspira para que no lo consiga. Sencillamente se levanta una y otra vez, y vuelve a intentarlo sin importar lo que haya ocurrido antes, no piensa en nada más. Su determinación le hace estar destinado al éxito. Y así ocurre, pues todo bebé, por lo general, termina poniéndose de pie y caminando.

En ocasiones sucede que tras intentar algo nos caemos, pasando a encontrarnos en una situación complicada, sin fondos para iniciar de nuevo un negocio o sin alguno de los elementos que nos dan seguridad y nos permiten llevar una vida digna. Nos enfadamos, nos fustigamos, y no nos condenamos a cadena perpetua porque no siempre tenemos un juez a mano. Por supuesto, nos decimos lo estúpidos e idiotas que somos y nos aseguramos que jamás lograremos hacer nada.

Incluso en las peores circunstancias, hay cosas que nadie puede arrebatarnos. La primera, nadie puede quitarnos nuestros sueños a pesar de cómo nos traten de mal. La segunda, nadie puede quitarnos nuestra actitud. ¿Nadie? Umm…Ahora que lo preguntan, sí, sólo existe una persona: nosotros mismos. Nosotros y sólo nosotros decidimos olvidar los sueños, y decidimos nuestra actitud ante los hechos que se presentan.

La razón por la cual la determinación juega un papel tan importante es por qué sin ella, perderemos las nuevas oportunidades que pasen por delante de nosotros. Sí, incluso cuando todo es oscuro y parece que nunca vendrá nada positivo nunca más, si se mantiene la actitud y se mantiene la determinación estaremos despiertos y atentos a las posibilidades que nos rodean. La determinación nos permite seguir adelante cuando nos falla todo, cuando no tenemos ni un solo apoyo, ni una sola palabra de aliento. Cuando nos quedamos solos, la determinación es lo que marca la diferencia. Y cómo hemos visto, sólo depende de nosotros mismos.

NO ABANDONES NUNCA, NO ABANDONES NUNCA, NO ABANDONES NUNCA

Pueden consultar hemerotecas en distintos deportes según les guste más unos que otros. Como ejemplo menciono Andre Agassi quién en los 90 tras una serie de derrotas trabajo su actitud mental con un coach profesional, en este caso Tony Robbins, y termino ganando varios Grand Slam. Tomemos por caso cualquier equipo de fútbol en la final de la Champions League, cuando llega con menos probabilidades que el rival y termina ganando porque el equipo está concentrado, determinado..

¿Resulta fácil? La realidad es que no. El miedo al cambio y salir de nuestra zona de confort nos paraliza. Incluso la posibilidad de éxito en ocasiones nos paraliza y hasta nos auto saboteamos.

En diferentes modalidades deportivas, ocurre a menudo que el primer y segundo clasificado llegan a la final con una puntuación muy apretada. En ocasiones, se dice que uno de los dos depende sólo de sí mismo para ganar. Qué es lo que marca la diferencia, en estas personas, cuando están bajo presión, y saben que solo dependen de sí mismos para tener éxito o fracasar? La actitud mental y su determinación.

¿Estás determinado a lograr tu objetivo? ¿Tienes la actitud mental adecuada?

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dos × 5 =