El riesgo para tu negocio de pensar a lo grande

En el mundo emprendedor es habitual el dicho de que para tener éxito y  lograr grandes cosas hay que visualizar tus objetivos,  pensar a lo grande y arriesgar. Sin embargo, la realidad es algo diferente.

Puedes tener una visión de que tu idea o negocio se pueda convertir en algo gordo pero si actualmente no tienes los recursos necesarios debes ser consciente de tus limitaciones para no trabajar y trabajar sin conseguir nada y lo que es peor, para no perderlo todo.

Por otro lado, si por muy buenas que sean tus ideas, cuando pretendes llevar a cabo varias de esas ideas a la vez, corres el riesgo de verte atrapado en un laberinto en el que vas a tardar mucho tiempo en ver la salida porque una cosa es lo que nuestra mente es capaz de visualizar y otra muy distinta conseguir llevarlo a la realidad. Esto ocurre porque al tener que dividir nuestra mente, la información, la preparación y la planificación en tantos canales abiertos, lo único que conseguimos es una sobrecarga enorme de trabajo que al final no resulta productivo ni ayuda a conseguir lo que pensábamos que iba a resultar fácil.

Está muy bien tener sueños grandes y frases como “Piensa en grande”o esa de “Un sueño no es sueño si no sientes algo de vértigo” son supermotivadoras, pero si te da por ser funambulista sin prepararte, puedes caerte y hacerte daño.

Está demostrado que los emprendedores de éxito utilizan la EFECTUACIÓN -ir dando pasos de forma incremental y progresiva- para crear los negocios que ahora  tienen facturando cientos miles de euros. Por tanto, aunque sueñes con un negocio a lo grande,  es mejor que pases por fases más pequeñas, manejables y sencillas.

Sueña a lo grande, actúa con sentido común y ves poco a poco. - ¡Compártelo!          

Como humanos que somos, nuestra mente tiende a complicarlo todo y por eso es esencial autocontrolarse para no complicarlo más de lo debido.

Si no, piensa si alguna vez has ido a comprarte algo con un presupuesto X y has acabado comprando algo de calidad superior porque total, por un poquito más, tengo algo mejor y luego te has ahogado con otros gastos más necesarios que no puedes afrontar. Pues eso…

El reto por tanto, es conseguir autocontrolarte para no abarcar más de lo que puedes. De lo contrario, terminas en “por un poquito más”, “no es suficiente” y  siempre terminas aspirando a objetivos mucho mayores de lo que deberías plantearte.

Lo de “por un poquito más…” es una trampa para cualquier emprendedor.  - ¡Compártelo!          

Creer que todo es posible, y entrar en modo “ceguera emprendedora” es un riesgo del que nadie está exento. Una excesiva motivación y fe en uno mismo mal enfocadas puede llevarte a cometer errores y paradojicamente, llegar a desmotivarte al alejarte más que acercarte a tus objetivos o ver que pasa el tiempo y no consigues nada.

Si hablamos de disperarse haciendo demasiadas cosas a la vez sin los recursos adecuados  ante cualquier toque de atención que nos den, como:

¿ no te parece que es excesivo meterte en tantas cosas a la vez?

La respuesta más habitual suele ser :

“Eso son creencias limitantes, he leído la Semana de 4 horas de Tim Ferriss y nada es imposible, si otros pueden yo también “

¡¡¡ Hala ahí  queda eso !!!

El problema no es hacer varias cosas, con organización, poder se puede, el problema es pretender llevar a cabo varios proyectos sin haber consolidado un primer proyecto. A veces, tienes grandes ideas de nuevos productos o servicios, se te ocurren ideas de negocio geniales o te proponen colaboraciones interesantísimas y no es malo en sí mismo. La trampa está en involucrarse o crear proyectos sin coherencia y sin los recursos adecuados. Cuanto más dispares entre sí sean tus proyectos e ideas, más recursos (energía, dinero, tiempo,paciencia) necesitarás.

La gestión de ideas es algo difícil pero necesaria para evitar el caos.  - ¡Compártelo!          

El libro de Tim Ferris es muy bueno y te da una visión interesante de cómo gestionar ciertos negocios y tu vida pero no puedes tomarlo literalmente o pretender aplicarlo sin sentar las bases adecuadas o tener los recursos adecuados.

Leer la Semana de 4 horas no te garantiza triunfar con tu negocio - ¡Compártelo!          

Lo peor de todo es que ante los demás, es decir, ante aquellos a los que queremos llegar, transmitimos la sensación de que no sabemos realmente hacia dónde vamos ni a que nos dedicamos, pues ante una pregunta que nos hacen tan sencilla, como: “¿ Entonces tú a que te dedicas?” resulta bastante complicado contestar porque ni uno mismo lo sabe o no sabes cuál de los proyectos elegir como principal.

Pasa el tiempo y te quejas de que tu trabajo y esfuerzo diario no obtiene el resultado que esperabas, con lo cual el desánimo empieza a apoderarse de ti y corres el peligro de ir perdiendo confianza en ti mismo pensando que no eres capaces de consolidar nada y encima terminas cada vez más cansado.

El problema no es visualizar o pensar a lo grande, sino no focalizar y hacer lo que tienes que hacer en el orden y momento adecuado. Se trata de pasar a la acción con claridad sobre lo que estás haciendo y por qué, sabiendo cómo los pasos que das te van a ayudar a acercarte a tu objetivo para no terminar removiendo papeles, haciendo llamadas, teniendo reuniones y preparando propuestas para no llegar a nada.

Esto no quiere decir que tengamos que abandonar nuestros sueños, por supuesto que no, debemos seguir soñando en grande. Se trata , simplemente de poner orden en tus objetivos porque de lo contrario difícilmente podrás conseguir ninguno.  Para ello, tienes que dar pequeños pasos, eso si, en la misma dirección y así el camino hacia tus sueños resultará más fácil y placentero. Sólo al focalizar en el camino que quieres seguir , documentarte, formarte y hablar siempre  sobre lo mismo podrás transmitir quién eres, qué haces y cómo puedes ayudar a los demás.

La focalización, la claridad y la solidez de tus pensamientos es algo que percibirán  los demás por lo que los resultados no tardarán en llegar.

No debes olvidarte de la PACIENCIA, necesitas dósis de paciencia suficiente para que surjan esos pequeños logros que vayan recompensando el esfuerzo realizado y te permitan consolidar una buena base sobre la cual ir edificando nuevos objetivos.

Si quieres vivir de tu negocio y disfrutar en el camino, debes aprender a focalizar, a tener constancia y a tener paciencia para sentar el culo en un proyecto el tiempo suficiente y necesario para consolidarlo.

comentarios

  1. Lidia

    Buenas tardes, Jose Manuel.
    Interesante tu post. Me confirma mis ideas ‘claves’: Foco, seleccionar un proyevto, caminar poco a poco realizando una acción detrás de otra, constancia, y paciencia.

    • Hola Lidia! Gracias por tu comentario. Focalizar es la clave para realmente conseguir resultados y te lo digo por propia experiencia. Focalizar en una sola cosa, terminarla, consolidarla, ir poco a poco, con pasos incrementales y tener constancia para no empezar algo y dejarlo a los 7 días porque no da resultados y empezar a buscar otro objeto brillante. Focalizar y tener un mentor o coach de negocio es probablemente las dos mejores decisiones en un negocio. Si le añadimos sentido común y paciencia tenemos casi casi la fórmula perfecta 😉 Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

10 + 18 =