Las dos creencias que te impiden dar el paso y emprender

Escucho y leo  a muchas personas desear tener un negocio propio, “montar algo” o establecerse por su cuenta pero la mayoría de veces, todo queda en eso, en un mero deseo.

No puedo llamarle objetivo porque si no hay un “algo más”, una cierta planificación de cómo se va a conseguir eso que se quiere y una fecha de cuándo se quiere conseguir, considero no puedo llamarle objetivo.

Todos, o casi todos, tenemos sueños.

Un sueño sin plan de acción, es simplemente un deseo y será difícil que se cumpla. - ¡Compártelo!          

Si tu sueño es crear un negocio propio con el que te ganes la vida y además te permita vivir del modo que realmente quieres, necesitas ponerte en acción. Necesitas saber qué es lo que necesitas para dar los primeros pasos y pensar cómo puedes darle forma a eso que tienes en la cabeza para poder materializarlo de una vez por todas y si es más pronto que tarde, mucho mejor, ¿no crees?

Hay dos creencias que están impidiendo que des el paso para emprender

  1. Emprender cuesta mucho dinero
  2. Hay que empezar con algo grande

Estas dos formas de ver la creación de negocios o el emprendimiento, son dos de las principales causas que hace que muchas personas que quieren crear algo por su cuenta, se mantengan en la parálisis y la no acción durante mucho, mucho tiempo.

Estas personas suelen repetirse cosas como estas:

  • Cuando consiga el dinero, lanzaré mi negocio.
  • Cuando pueda reunir el dinero y crear una web en condiciones, me lanzo.
  • Si un día me toca la lotería, monto mi negocio.
  • Veo negocios online ya montados y me parecen un mundo, hasta que yo consiga tener eso, a saber…
  • Quiero tener un negocio propio pero no tengo dinero suficiente…
  • Sí, todo muy bonito lo de emprender, pero sin dinero…
  • Si empiezo pequeño, no voy a llegar a nada…

¿Resuenan alguna de estas frases en tu cabeza? La de la lotería espero que no…

Si has contestado que sí. Ahora tienes tres opciones:

  1. Seguir esperando a que un día venga la Sra. Decisión y cojas el mundo por montera y des un paso hacia lo que dices que quieres ( si es que realmente lo quieres).
  2. Esperar a tener ese dinero que crees que necesitas para dar el paso. Entonces deberás asegurarte de saber cuál es la cantidad necesaria y planificar cómo y cuándo vas a conseguir reunir el dinero.
  3. Y la última opción, pero no menos importante, descubrir y asimilar que no necesitas ni tanto dinero, ni empezar a lo grande para dar el paso hoy y llegar a tener un negocio propio.
No necesitas ni tanto dinero, ni empezar a lo grande para dar el paso y emprender. - ¡Compártelo!          

Por supuesto, la decisión es tuya y  yo no soy nadie para convencerte de nada. De hecho no tengo intención de convencerte, sólo de ayudarte a ver las cosas de otra manera, si quieres.

Todos soñamos de alguna u otra manera con una vida mejor o con un día a día más satisfactorio.

Seguro que tú también.

Pero, ¿sabes cómo sería ese día a día?

En mi opinión, eso de que no tenemos sueños baratos no es del todo cierto ( aunque lo diga el anuncio de la lotería).

Hace tiempo que me he dado cuenta que parecen existir sueños estándar: tener un supercoche, una supercasa con jardín, dar la vuelta al mundo, vivir en un chalet con tu pareja y 2-3 hijos ( y perro, siempre hay un perro), comer mariscadas hasta que no puedas más, conducir un ferrari, vestir de Chanel todos los días, viajar al Caribe todos los años, comprarme un Rolex…. Y una serie de cosas que no sé muy bien quien o cuándo se inventó que era a lo que todos debemos aspirar.

Y no digo que esté mal querer estas cosas, ni mucho menos, sino que en el fondo no son lo que nos va a dar la felicidad. Y sé que puede haber opiniones en contra pero

Pues bien, no, no todos queremos esas cosas. Yo, al menos no y me consta que hay muchas personas que piensan como yo.

Me atrevo a decir que incluso aquellos que tienen en su mente este tipo de cosas establecidas como “sus sueños” u ojalás, realmente no son las cosas que verdaderamente quieren en la vida. ¿Por qué digo esto?

Pues porque he podido comprobar que cuando una persona profundiza en las cosas que realmente le hacen feliz, precisamente no son grandes cosas sino cosas más normales y alcanzables del día a día.

Lo que realmente quieres es más alcanzable de lo que piensas. #emprender - ¡Compártelo!          

Recuerdas del anuncio de Ikea en el que le preguntan a unos niños qué es lo que quieren para que les regalen y no piden juguetes sino tiempo con sus padres (Te dejo el vídeo más abajo para que lo veas, por si no lo has visto).

Pues estoy convencida que a los adultos, nos pasa algo similar, si realmente pensamos en ello, no necesitamos tanto para ser felices y sentirnos satisfechos de nuestro día a día. Y no quiere decir que no queramos vivir mejor, tener más dinero, etc.

Todo esto te lo cuento porque cuando sueñas con tener un negocio, puede pasar algo similar.

Cuando piensas en el negocio que te gustaría tener, quizá se te dispara la imaginación y comienzas a pensar en convertirte en referente dentro de tu sector y cobrar 500 euros por hora, o  bien imaginas una Startup o una super plataforma referente en no sé qué temática y te imaginas facturando 5 o 6  cifras al mes y viviendo tu “vida ideal”.

Bueno, pues déjame decirte algo, es posible que no sea eso lo que quieres y más importante aún, no tienes por qué quererlo y más, más importante todavía, aunque lo quieras, ni se consigue en dos días ni quizá tienes recursos para ello en estos momentos.

La buena noticia es que no pasa nada por empezar pequeño y no sólo eso, es lo más recomendable. Ya habrá tiempo para hacer crecer tu negocio.

Lo más importante es saber lo que quieres y qué tipo de negocio quieres porque no todos los negocios están hechos para todo el mundo, igual que no todas las estrategias o  acciones son adecuadas para todas las personas.

Tu negocio y las acciones que realices deben estar alineadas contigo, con quién eres, con tus valores, con tus circunstancias y con lo que quieres y no quieres en la vida, si no, por experiencia propia te digo que no vas a llegar lejos y además, te van a fallar las fuerzas, la motivación y total, para nada porque no vas a mejorar tu vida.

Si lo que quieres es emprender, reinventarte o generar ingresos complementarios a tu actividad actual (por cuenta propia o ajena), necesitas  ponerte en acción y no hay excusas que valgan porque no necesitas empezar a lo grande ni hacer una inversión de 3000 euros en una web para empezar, necesitas EMPEZAR.

Emprender cuesta menos de lo que piensas

Hablaba antes que la primera creencia que te impide dar el paso y emprender es que “cuesta mucho dinero”.

Bueno, pues no es así. Puedes empezar con una inversión mínima. Existen muchísimas posibilidades hoy día y para comenzar sólo necesitas ganas y una conexión a Internet. Eso sí, debes ofrecer un producto y/o servicio con el que resuelvas un problema o necesidad a un colectivo determinado. Te aconsejo leer el post de Franck Scipion Cómo iniciar un negocio sin dinero.

Ni siquiera necesitas web en el momento cero, con definir qué vas a ofrecer y a quién, puedes usar las redes sociales y el mail para acercarte a tu cliente ideal y ofrecerle tu producto o servicio sin que te suponga un gasto aún. Una vez hayas validado que existe interés por lo que ofreces y existan personas dispuestas a pagar por ello, es el momento de seguir dando pasos y hacer crecer el proyecto hasta convertirlo en un negocio con ingresos constantes y recurrentes y, si es posible, esclable.

Las zancadas no ayudan

Ya sé que has visto muchísimos negocios online funcionando o aparentemente funcionando y te gustaría tener tú mismo uno de ellos en estos momentos. También sé que cuando esos bloggers de éxito comparten sus números de lo que ganan mensualemente, se te hacen los ojos chiribitas y te dices ¡Jo, yo también quiero! Lo sé porque a mí me ha pasado y sé también que después de la motivación al leer esos reportes tan detallados y llenos de números motivadores, viene la sensación de que ellos pueden porque llevan mucho tiempo, porque saben cómo hacerlo, porque… y ahí, caes en el desánimo y empiezas a creer que tú no puedes.

Si otros pueden, yo también. Sí, pero poco a poco. #emprender - ¡Compártelo!          

Poder ser puede, sólo que no puedes querer dar un salto y tener todo el tinglao en marcha y ganar varios miles de euros de repente.

Ningún negocio de los que ves que funcionan en Internet, que poseen cierta visibilidad y que generan ingresos de forma constante y recurrente, se ha hecho en dos días.

Si te saltas los pasos que hay que dar, te estrellarás. #emprender - ¡Compártelo!          

Emprender con lo que tienes

Los grandes imperios y las grandes empresas, no se crearon de la noche a la mañana. No te voy a contar la historia de siempre que es futo de mucho trabajo y demás. Quiero hacer hincapié en que los grandes emprendedores tienen y han tenido una forma de pensar diferente y es ésto, y no la suerte, lo que les ha llevado a conseguir lo que han conseguido.

Dra. Saras Sarasvathy realizó una investigación y extrajo la verdadera forma de pensar, actuar y tomar decisiones de los emprendedores expertos y lo llamó efectuación. Demostró que emprender con éxito no depende de quién es el emprendedor sino que existe un método que puede aprenderse y ponerse en práctica por cualquier persona.

No es una fórmula mágica más, es la forma en la que personas como Steve Jobs, Henry Ford, Tony Robins o Amancio Ortega (Zara) o productos como el TRX o el Método Pilates han conseguido  convertirse en referentes a nivel mundial.

Y no es cosa sólo de grandes, el método de la efectuación y sus 5 principios, nos permite avanzar hacia nuestros objetivos (personales y profesionales) de una forma más tranquila y segura, sin necesidad de  tener todos los recursos necesarios, gestionando el riesgo y la incertidumbre. Se basa en conseguir lo que quieres con lo que tienes y no esperar a tener todo lo necesario para dar un primer paso. En este sentido, la efectuación puede ayudarte precisamente a iniciar tu negocio o emprender sin dinero, apoyándote en los recursos que tienes.

Tenemos más recursos y posibilidades de las que pensamos. #efectuacion #emprender - ¡Compártelo!          

CONCLUSIÓN

Si de verdad quieres tener un negocio propio, ponte en acción. No necesitas grandes inversiones para comenzar, empieza reflexionando sobre tu conocimiento, habilidades e intereses y define tu oferta inicial de productos y/o servicios que resuelvan un problema o necesidad y ofrécelo a aquellas personas a las que creas puede ayudar.

Es importante que des un primer paso, antes de invertir grandes cantidades de dinero porque estarías apostando por algo que no está validado ni sabes si será lo que realmente quieres.

Ahora es tu turno, ¿Te has visto reflejado en estas dos creencias? ¿Has reflexionado sobre lo que realmente quieres? ¿Qué otros aspectos te frenan a la hora de emprender?

Comments

  1. Hola Ana,
    ¡Qué post más sincero y directo! Sí, parece que vivimos una época de ensueño y rapidez en el que basta querer emprender para triunfar y tener éxito ya mismo, como los nº1 a los que seguimos.
    Lo que no vemos es el tiempo, la dedicación, la formación, el crecimiento personal y la transformación que han hecho en ellos mismos para llegar a ese éxito.

    Por experiencia he comprobado que no se necesitan grandes inversiones de dinero para emprender, sino que la dedicación, ingenio para acceder a los recursos necesarios y un plan, son los ingredientes básicos para comenzar a mover la maquinaria.

    Por otro lado, Ana. ¿Qué piensas del “mindset” o mentalidad para emprender? 😉

    ¡Un abrazo!

    • Hola, Arati! Gracias por pasarte por el blog y por comentar! 😉 Contestando a tu pregunta sobre ¿Qué pienso del “mindset” o mentalidad para emprender? Sinceramente no me parece importante, sino indispensable. De hecho soy de las que pienso que es por dónde se debe comenzar y no empezar aprendiendo estrategias, marketing y todo lo demás. Yo misma cometí ese error al principio y puedo decir que ninguna estrategia o acción da resultado a largo plazo si nuestra mentalidad no es la adecuada. No debemos olvidar que el mayor activo de nuestro negocio, somos nosotros mismos. Sin una actitud positiva, una buena gestión de la incertidumbre, una tranquilidad mental, una mínima autoconfianza y seguridad y otro serie de aspectos, no llegaremos muy lejos. Por todo esto veo importante trabajar el mindset antes de nada. Esto no quiere decir que haya que ser “perfectos” a nivel de mentalidad, siempre podemos ir mejorando, lo importante es ser conscientes de qué cosas debemos mejorar e ir trabajándolas poco a poco. Un abrazo enorme! Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *