Qué hacer cuando no sopla el viento a favor

La sensación de estar en flow, con motivación, sientiendo cómo avanzas sin esfuerzo y todo fluye es fantástica. Sin embargo mantener tu motivación personal al máximo no es fácil. Además, ese estado de flow no siempre se alcanza a la primera ni ocurre de forma fácil, en diferentes momentos te encontrarás en “calma chicha” y sin motivación personal para continuar. A veces te quedas como un velero sin viento a favor, varado durante días en medio del oceáno. Es esa sensación de sentirte idiota, sin ir hacía ningún lado ni adelante ni hacía atrás.

Lo peor que puedes hacer cuando tu vida no avanza

No conozco ningún remedio o solución milagrosa que evite estos periodos y no parece que los marineros hayan descubierto un sistema infalible de invocar al viento cuando lo necesitan. Sin embargo, conozco  de primera mano la única cosa que hay que evitar en esos periodos de frustración mientras se espera un cambio de viento: mantén las velas preparadas, no arríes las velas.

Demasiadas personas ceden a la tentación de abandonar justo antes de que se levante de nuevo viento a favor y, en consecuencia, pierden la oportunidad y no están preparados para cuando se levanta el viento de nuevo. En cambio, si mantienes las velas preparadas y todo dispuesto para el viento, en el momento que se levante la más ligera brisa tendrás una ventaja. Por esta razón, resulta clave encontrar la manera de mantener tu motivación personal.

Recomendado: Beneficios de tener un mentor

¿Cómo seguir avanzando cuando las cosas se complican?

Simplemente igual que haces cuando tienes el viento a favor, decidiendo seguir avanzando. Las condiciones externas pueden afectar y complicar el camino pero no son determinantes. Lo único realmente importante eres tú y lo que te dices a tí mismo, tu discurso interno. Si decides continuar y seguir adelante lo harás. Si estás convencido de que puedes, lo conseguirás.

Si estás convencido de que puedes, lo conseguirás. - ¡Compártelo!          

Si dejas que tu juego interno te gane la partida y abandonas o si consideras que por equivocarte una, dos y tres veces no puedes conseguir tu objetivo entonces jamás llegarás a sentir el viento a favor. El camino puede ser fácil, no es necesario que sea duro, lo que ocurre es que muchas veces el camino no es una línea recta, en el camino encontramos obstáculos, reveses e imprevistos. A veces el camino es fácil pero lo complicamos nosotros, a veces es más cómodo pensar que el camino es difícil para justificar el abandono. La única diferencia realmente es tu decisión, seguir avanzando o abandonar.

y. Siempre recuerda que tus circunstancias no definen tu camino sino tus decisiones. - ¡Compártelo!           Si antes tomaste malas decisiones, ahora puedes tomar mejores decisiones.

Cuando la oportunidad se cruza con la preparación adecuada

Dicen que los resultados vienen cuando la oportunidad se cruza con la preparación adecuada. Los grandes campeones continúan incluso cuando no les queda nada, se mantienen preparados, no dejan de avanzar.

Los resultados vienen cuando la oportunidad se cruza con la preparación adecuada - ¡Compártelo!          

Si no estás preparado no estarás en condiciones de aprovechar la oportunidad. No podrás alcanzar tus metas si no te mantienes alerta, con las velas listas para el viento y dispuesto a adaptarte a medida que sopla el viento a favor.

No arríes tus velas, mantén tu determinación y motivación personal. Recuerda por qué y por quién haces lo que haces. El camino puede no ser una línea recta ni gustarte el recorrido pero no por ello puede dejar de llevarte hacía tu objetivo. Depende de ti aguantar cuando no sopla viento y seguir avanzando. Las oportunidades llegan.

Pregunta: ¿Qué haces para seguir avanzando cuando el camino se complica? Comparte tu respuesta en Facebook, Twitter o en los comentarios.

 

 

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 + veinte =