Por qué hacer lo que te apasiona es el peor consejo del mundo

Hace ya muchos años que sé de la importancia de vivir en “flow” , en un estado de fluidez, como cuando haces surf y atrapas la ola y se produce esa magia.  Concretamente quizás llevaré unos veinte años explorando cómo saber lo que a uno le apasiona, cómo conectarse al estado de fluidez y, no menos importante, cómo ganar dinero con ello.

¿Se puede hacer? Por supuesto que sí. Pero requiere de una alquimia que no siempre resulta evidente.

Como buen alquimista de la vida, he tenido que realizar mis propios experimentos personales para poder descubrir la fórmula que convierte el metal en oro, o dicho de otra forma, poder crear…un “blue-print” o proceso testeado y repetible con éxito.

Y no, no soy más listo que tú ni mucho menos. Si conoces personas que viven en un mundo a su medida, la mayoría han tenido que realizar primero experimentos y tropezar antes de dar con su fórmula personal. La fórmula es única para cada persona, si bien el proceso lo puede aplicar cualquier persona que realmente quiera vivir a su manera.

No soy una excepción y sigo llevando la cuenta de los fracasos y errores cometidos, porque hace tiempo que aprendi que tal vez no cometeré el mismo error pero hay miles de errores nuevos que podré cometer.

Probablemente, de los errores terribles que he cometido y el precio tan alto que he pagado a veces, nace mi interés y tozudez por seguir estudiando y desarrollando un modelo cada día mejor que facilite vivir de lo que te apasiona y ser feliz al tiempo que ganas dinero para pagar las facturas, viajar y hacer frente a los gastos varios para tener una vida decente.

Y aquí viene lo bueno, y sin duda contradictorio.  “Sigue tu pasión” , “Haz lo que te apasiona”  son sin duda los peores consejos que te pueden dar.

Genial!…Sigo mi pasión y ahora ¿alguién me explica cómo pago las facturas?

Al igual que decía John Nash en Una Mente Maravillosa:”Adam Smith se equivocaba….” en nuestro caso ocurre lo mismo.  El consejo es bueno pero  incompleto…la frase completa sería “Haz lo que te apasiona…y asegúrate de poder vivir de ello”. Y tu dirás…eso es de perogrullo, evidente, etc…pues bien, la mayoría de las veces se nos olvida.

Existen dos preguntas esenciales:

Primera: ¿Cómo puedes hacer lo que te apasiona y vivir de ello?

Segunda: ¿Cómo sabes si lo que te apasiona merece la pena perseguirlo como opción de vida?

Soy un ávido defensor de hacer lo que a uno le apasiona ya que cuanto más cerca estés de actividades e intereses que te motiven y tengan un gran significado para ti, disfrutarás más con lo que sea que hagas.

La solución pasa por encontrar el punto Y , un punto de convergencia entre lo que te “apasiona/interesa”, tus “habilidades” y lo que la gente está dispuesta a comprar (el mercado).

Es lógico pensar que por mucho que te apasione hacer determinados artículos o servicios  no siempre va a tener un interés para el resto de las personas. Hagas lo que hagas, necesitas asegurarte de que existe un mercado para ti y que sabes cómo venderlo.

Dejo al margen excepciones como que estés dando la vuelta al mundo a vela  y utilices el trueque, decidas vivir en una isla medio perdida o en una aldea con opciones de trueque o en una comunidad… casos en los que probablemente no necesites un plan de marketing. Aún así, piensa que cuando navegas debes de tener en cuenta qué productos tendrán más demanda para un trueque ya que hay zonas dónde el ron es mucho más barato y en otras escaso y caro o bien mangos, o especias etc.

Es totalmente posible crear un estilo de vida, un micronegocio o un imperio comercial alrededor de lo que te apasiona siempre y cuando ates bien todos los cabos. Pongamos por caso que te apasiona navegar…¿estarás de acuerdo conmigo en que no se te ocurriría salir a dar la vuelta al mundo a vela sin velas?

El proceso de identificar tu zona personal de convergencia o punto Y es algo más complejo e incluye diferentes elementos al igual que cuando hacemos un cóctel. Requiere mezclar las cantidades justas de cada ingrediente, combinarlo adecuadamente y remover o agitar según el caso. Parece fácil cuando ves la receta pero cuando te pones a ello requiere de experiencia, paciencia y práctica.

Puedes ponerte a practicar hoy mediante un tedioso proceso de prueba y error o bien puedes pedir ayuda.

Si quieres descubrir tu punto Y ponemos a tu disposición la Guía “Cómo Encontrar la Idea de Negocio PERFECTA Para TI y si prefieres un servicio personalizado tienes una opción de mentoring personal AQUI.

Si tienes cualquier duda o consulta sobre cómo encontrar tu punto de convergencia te invito a contactarme.

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

diecisiete + tres =