Por qué necesitas una razón poderosa para hacer lo que haces

Trabajas 12 o 14 h al día en un proyecto, estás cansado, llega la noche y sabes que no puedes pararte, sino que debes continuar, se despierta el día y tú con él y de nuevo tienes que encontrar las fuerzas y la energía para volver a hacer lo mismo de ayer.

Todo ello, sin garantía de conseguir alcanzar tu meta, aunque dentro de ti sepas que puedes lograrlo. No se puede aguantar tal ritmo brutal de vida, de trabajo, con el coste que supone en muchos aspectos, sin tener una buena razón.

Por qué necesitas una razón poderosa para hacer lo que haces

No considero que tener una empresa o tener éxito implique trabajar duro, sino más bien, trabajar inteligentemente y determinación. Sin embargo, siempre hay momentos que requieren un esfuerzo extra  o bien aparecen problemas que consumen más energía de la habitual. Sin una buena razón, cuando lleguen los contratiempos te fallarán las fuerzas y si no reaccionas, te hundirás.

Para ello es necesario que tengas claro TU RAZÓN  de por qué haces lo que haces o por qué quieres hacer lo que quieres hacer. Sin una buena razón, a las primeras de cambio te rendirás.

Un buen ejemplo de esto lo ilustra la charla en TEDx de Simon Sinek

La vida es muchas veces complicada y solo los que tengan una mente fuerte conseguirán llegar a su meta. La clave es tener la seguridad dentro de uno mismo de que tenemos una razón.

Algunas preguntas esenciales que toda persona debe preguntarse de vez en cuando son:

¿Cuál es tu motivación?

¿Qué te pone las pilas cada día?

¿Cuáles son tus razones?

¿Por qué haces lo que haces?

¿Por qué quieres hacer lo que quieres hacer?

Tony Robbins afirma que cuando tienes clara la razón por la que haces lo que haces, esa fuerza interna invisible activada es el elemento más importante en el mundo.

La motivación está bien y, sin duda, hay recursos motivacionales que te dan un subidón temporal. Yo mismo los uso, de modo que entiendo perfectamente su utilidad. Sin embargo, para conseguir los resultados esperados, debemos llegar a la raíz y mirar más adentro. La motivación ayuda y es importante, pero, ¿cómo nos mantenemos motivados? En mi experiencia, se consigue teniendo una buena razón y hasta teniendo un poco de rabia, la rabia por vencer. Esto último se puede apreciar en los boxeadores, ya que, históricamente, la mayoría de los campeones del mundo provenían de entornos difíciles que les habían obligado a generar cierta rabia. Desde la película Marcado por el odio de Paul Newman dónde da vida a Rocky Marciano, Toro Salvaje de Robert de Niro o la saga de Rocky de Sylvester Stallone, el patrón común es una combinación de rabia y tener una buena razón.

Cuando las cosas no salen como uno espera, cuando parece que hagas lo que hagas todo falla, tal vez desees revisar tus motivos, tus razones, aquello que te impulsa cada día y cada noche, a salir adelante y seguir peleando. Asegúrate de tener uno de los elementos más importantes: asegúrate de tener una buena razón.

¿Cuál es tu razón poderosa?

comentarios

  1. La razón lo es todo… y el primer paso “indispensable”.

    Tanto en mi empresa de pérdida de peso como la de construcción de marcas, lo primero que hacemos cuando nos llega un cliente es preguntarles ¿Por qué?

    ¿Por qué quieres perder peso?
    ¿Por qué quieres crear tu marca?

    Si su respuesta no es firme y contundente, NO los aceptamos como clientes. Los muchos años de experiencia en ambos sectores nos han enseñado que sin ese “porqué” las posibilidades de éxito son prácticamente nulas.

    Enhorabuena por el post y por vuestro trabajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

uno × cinco =