Por qué sólo 10% de páginas web tienen resultados

Vamos a hablar de por qué sólo 10% de  páginas web tienen resultados y cuáles son los errores más frecuentes al ” hacerte una página web”

Un dato: sólo 10% de webs tienen resultados.

Otro dato: existe una página web por cada 3 usuarios de Internet del planeta.

Son datos curiosos, aunque más curioso es aún que más del 75% de esas webs está inactiva y más del 90% es invisible. 2014 cerró con la friolera cifra de mil millones de webs (aunque dadas las fluctuaciones mensuales, a veces estamos por encima y a veces justo por debajo).

Solamente rinden favorablemente un 10% de MIL MILLONES DE WEBS

Hacerse una web se ha popularizado increíblemente durante los últimos años. Yo lo llamo siempre “la sobre-democratización de la creación web”. Solamente tienes que mirar la progresión en la imagen de debajo. De unos doscientos millones de webs que nacieron en 15 años, hasta 2009, a casi quintuplicar esa cifra desde 2009 al cierre de 2014. (Investigando este tipo de datos es como llegué a una web muy curiosa donde ves en tiempo real cómo van aumentando las cifras relacionadas con Internet, desde número de webs dadas de alta por segundo a escala global, hasta número de usuarios, o emails enviados).

Sólo un 10% de MIL Millones de Webs, funciona adecuadamente. - ¡Compártelo!          

Como decía, eso de “hacerse una web” se ha convertido en algo que puede hacer cualquiera, técnicamente. Podemos adquirir nuestro dominio y alojamiento por menos de 50€ al año. Así, ¿quién no quiere tener su propio dominio y web, sobre todo si es para un negocio online? Todos queremos nuestra web. Pero, ¿a cuántos realmente nos proporciona los resultados que queremos?

Por qué sólo 10% de webs tienen resultados

El “web boom” dió lugar a miles de webs obsoletas e inactivas. - ¡Compártelo!          

El año 2011 supuso la emergencia, el “web boom” o lo que yo llamo “la sobre-democratización de la creación web”. Hubo un antes y un después. Desde entonces cada vez es más “normal” oír a gente que tiene una web o que se va a hacer su web.

Sin embargo, hacerse una web no es como el que se hace unas lentejas, aunque a simple vista quizá hacerla es casi igual de fácil, pero no lo es gestionarla y mantenerla visible y a flote. De lo contrario, ¿por qué habría un 75% de webs inactivas?

Errores más graves al “hacernos la web”

Cientos de miles de esas webs que aparecen como inactivas, el 75% del total, son simples pruebas, intentos de spam, etc. Pero, que eso no te lleve a engaño: igual que ocurre con 9 de cada 10 emprendimientos a nivel mundial, la mayor parte de este 75% son webs que de un modo u otro, han fracasado. Lo peor de este dato es que, con toda probabilidad, sus dueños ni siquiera son conscientes de que su web es un completo fracaso.

A menos que alguien quiera una web o un blog como una forma de pasar el tiempo, exponer sus opiniones sobre algún tema que le interese, etc., que los hay, esa web tiene un objetivo monetario, es decir, la venta. Sea venta de productos, de servicios o incluso de ideas, la mayor parte de las webs al nacer tienen ese objetivo, salvo raras excepciones, como decía antes.

El error nº 1 de muchas de estas webs es precisamente ese: sus “dueños” no son siquiera conscientes del objetivo de la web en último término, y en esto sé lo que me digo.

Error Nº 1: Tener una Web sin tener un Objetivo claro. - ¡Compártelo!          

Al principio de nuestra relación, cuando les pregunto a mis clientes ¿qué objetivo persigues al querer tener una web?, rara vez me contestan que es generar ingresos a través de ella, que es generalmente el objetivo último. No se dan cuenta de ese objetivo último hasta que seguimos profundizando en la cuestión. Me dan todo tipo de respuestas, como si les diese apuro reconocer lo obvio. Soy coach profesional además de web coach. Reconozco el autoengaño a la legua. Si esos clientes están preocupados por el rendimiento de su web, porque tienen menos visitas de las que quisieran, porque apenas nadie les contacta por la web para solicitar sus productos o servicios, etc., entonces, ¿cómo es que no se dan cuenta de que su objetivo final es justamente que su web rinda, que tenga más visitas, que les contacten etc., para tener ingresos a través de ella? Aquí algunas respuestas típicas:

  • Pues para tener una web, simplemente
  • Para tener presencia en internet, poner mi dirección en las tarjetas de visita, emails, etc…
  • Para que me conozca más gente
  • Para crear marca
  • Para compartir mis ideas y conocimientos
  • Para compartirla (la web) en las redes sociales
  • Para que mis clientes tengan una referencia…

Todo lo anterior está muy bien, genial, pero son objetivos medios para conseguir un objetivo superior, no son en sí mismos objetivos finales. Si quiero crear marca personal o que me conozca más gente, etc., eso tiene un propósito que va más allá: ganarse la vida o ingresos adicionales.

Insisto, habrá quienes en verdad no persigan ese objetivo final con sus webs, pero son los menos.

De este modo, muchos empezamos mal desde el principio al hacer una web. No tenemos claro de forma consciente, nuestro objetivo. Si es así, mal vamos y la sucesión de errores es inexorable. Estamos abocados al fracaso como ese 75% inactivas o incluso peor: como ese 90% invisible. ¿De qué nos sirve mantener, gestionar, invertir esfuerzo, tiempo y dinero en una web que, aun muy activa, no genera ingresos, no cumple su objetivo?

Así que, si lo que el dueño o dueña de la web pretenden es convertirla en parte de su negocio para generar ingresos, tendrán que tener muy presente, primero, el objetivo.

Segundo, que han de hacer visible ese negocio online. No es lo mismo tener presencia en internet (un dominio y un alojamiento para mostrar a la gente que llega allí guiados por nosotros) que tener visibilidad en internet.

Error Nº 2: Tener una Web no implica Visibilidad en Internet. - ¡Compártelo!          

Este es el error nº 2 de la mayoría. Pensar que una vez en marcha una web, las visitas llegarán. Incluso algunos piensan que llegarán a mansalva. Y que de las visitas surgirán clientes y de los clientes, ingresos. Nada más lejos de la realidad. Como no sea El Corte Inglés, que es de sobra conocido, estar presente es muy distinto de estar visible. Hasta El Corte Inglés tiene su estrategia de marketing digital muy bien definida para generar ingresos online además de en tienda, incluso sabiendo que a su web jamás le faltarán compradores. Imagine al pequeño freelance o emprendedor a quien no conoce nadie. Tendrá que hacer un esfuerzo monumental precisamente por eso, porque no le conoce nadie.

Una de las cosas que primero hay que aprender es que el público objetivo no va a encontrar su web ni por casualidad, ni por los términos que USTED QUIERA. Al contrario, le encontrarán solamente si es usted capaz de intuir o descubrir qué es lo que ellos necesitan que usted pueda satisfacer. Es decir, ¿cuán bien responden sus contenidos a las consultas de su público?

Sus clientes potenciales pondrán en los buscadores algo, una consulta, pregunta, duda. Si lo que usted cuenta en su web se corresponde mejor con la respuesta a esa consulta, que lo que responde cualquier otro, su web saldrá en la primera página de resultados de Google y por tanto, la probabilidad de que lleguen a ella se multiplicará exponencialmente.

Para conseguir lo anterior se utiliza el llamado SEO o posicionamiento orgánico, como técnica principal. El posicionamiento es algo en extremo complicado, desde luego más que hacer unas lentejas, por muy mal que se le dé a usted la cocina. De ahí que hacer una web no sea sólo hacer una web. Hay que hacerla bien desde el principio para que ella misma no interfiera después en su propio posicionamiento. En el siguiente enlace le hago las preguntas más importantes que debe hacerse antes de crear su web.

Y este es el grave error nº 3 que se suele cometer al “hacerse uno o una la web”, que la mayoría de la gente se cree que hacer posicionamiento es relativamente fácil. Se trata de seguir unas normas que ponemos unos cuantos expertos en nuestros blogs, como usar palabras clave, buenos contenidos, buenos títulos, etc. Sin embargo, quien se interesa realmente por el tema del posicionamiento orgánico se va dando cuenta que jamás termina, que no hay realmente normas fijas sino cambiantes, que el posicionamiento web se basa sobre todo en la versatilidad de sus “normas”, por tanto, no hay normas que valgan. Todo depende del nivel de conocimientos que cada uno tenga sobre SEO. Por ejemplo, si usted sabe algo sobre el posicionamiento, ¿sabe también que lo más importante, antes de palabras clave, meta etiquetas o contenido, es la estructura interna de su web y la experiencia del usuario? ¿Sabe que si su estructura interna y usabilidad es defectuosa, todos sus esfuerzos de posicionamiento orgánico serán casi en vano? ¿Sabe siquiera a qué me refiero con estructura interna, usabilidad y experiencia de usuario?

Aun con todo, tengas los conocimientos que tengas sobre posicionamiento, siempre será mejor que nada, porque tener una web y no intentar posicionarla es como tener una tienda en medio del desierto. Nadie entrará, salvo alguno que ande algo perdido. Lo primero que has de hacer es evitar los tres errores anteriores y después comprender al menos las bases del SEO y también del marketing online para poder diseñar una mínima estrategia para posicionar su web.

Error nº3: Tener una Web y no tener una mínima estrategia online, no te dará ningún resultado. - ¡Compártelo!          

En definitiva, lo verdaderamente importante es que le dé a su negocio online la importancia que merece siendo plenamente consciente de su objetivo final, si es que quiere ser visible, no ya para gente más allá de sus familiares, amigos y conocidos, sino para sus clientes potenciales.

Espero que, como poco, este post haya sido capaz de abrirte algo más los ojos respecto a la complejidad del mundo de Internet en relación con eso de hacerse una web. Y que tener una web no es lo mismo que estar en Internet y obtener resultados con ello por el mero hecho de estar.

(Puede observar las estadísticas sobre internet en vivo en la web InternetLiveStats).

¿Hace cuanto no revisas tu web? ¿ Te entran clientes a través de la web? ¿Sabes si tiene los elementos necesarios para tu modelo de negocio?

 

Esther-Roche-End2EndCoaching

Esther Roche

Coach profesional dedicada a un sector en el que es pionera. Creó web coaching precisamente por tener sus objetivos muy claros: ayudar a emprendedores a crear bien desde cero sus negocios en Internet utilizando una fusión entre el coaching y sus conocimientos de posicionamiento y marketing online.

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1 × cinco =