Tu Modelo de Negocio Personal decide tu futuro.

Últimamente me preguntan bastante sobre qué es un modelo de negocio personal y, en cierta manera, me produce vértigo observar cómo, profesionales ampliamente capacitados y expertos en su materia, dejan de lado evaluar su modelo de negocio personal. Por hablar claro, pasan más tiempo eligiendo una lavadora que dedicándose a trabajar su modelo de negocio, bien sea para crearlo, mejorarlo o arreglar lo que no funciona.

He llegado a la conclusión de que algunos profesionales son parientes del Marqués de Sade, sino, no me explico el desinterés por su negocio. Claro que, también es cierto que el ser humano es el único que tropieza 18 veces con la misma piedra.

Si me dieran un euro por cada vez que he oído una queja tipo “no tengo tiempo”, “no gano suficiente”, “no tengo una web” etc les he dado una solución práctica y barata y como resultado se me ha quedado cara de idiota al ver que nada ha cambiado unas semanas más tarde…enfin que sería casi millonario. Desde luego, esto es algo común con ciertos clientes y, como una vez me enseñaron…al caballo se le puede indicar dónde esta el agua pero no forzarle a beber si no quiere. Aprender dónde termina mi responsabilidad y dónde empieza la del cliente que “dice” querer progresar pero, en realidad, solo quiere “jugar a imaginar” que progresa  ha sido de gran ayuda.

Entiendo que el proceso de cambio es lento, es …un proceso como decía Billy Cristal en Una Terapia Peligrosa. Pero manda narices, hay gente que se queja por gusto o por comodidad o por cobardía quizás y no dan un paso, ni hacen nada para realmente creerse que merecen algo mejor para su negocio. Y cuando me importa más a mi su negocio y futuro que a ellos mismos…me preocupa.

Aquí entra el aspecto mental, las creencias, sistema de valores y, desde luego, si no se trabaja primero este elemento, es posible que un profesional se quede sin una web decente o sin aprender a comunicar adecuadamente por los siglos de los siglos. La naturaleza es sabia y, al igual que desaparecen empresas y sectores por no adaptarse ni cambiar ni ser flexibles ni dejar la comodidad, desaparecerán profesionales.

Es una lástima, porque algunos de ellos tienen un gran talento, pero el mundo avanza y por más que protestemos lo más inteligente suele ser hacer un pequeño esfuerzo para aprovechar las oportunidades en vez de quedarse con la mirada fija en los defectos. Nada es perfecto y pensando en el lado negativo, tengo claro que no se avanza.

Tu modelo de negocio personal te permite sentar los pilares fundamentales de tu vida profesional. Se utiliza tanto a nivel personal como en las organizaciones para que los empleados sean más felices y productivos. Oyeeeeee!!! Que no es un chiste!!!! (sí!!!! en serio, bueno más bien fuera de España , pero en serio funciona!!)

Probablemente, cuando te canses de hacer talleres, charlas, hacer kilometros, quedarte afónic@, andar de un lado para otro, proponer mil cosas y terminar cansad@  empieces a preguntarte qué haces mal. En realidad, no es tanto que hagas cosas mal, sino que diriges tu energía hacía el lugar equivocado. Buenoooooooooooo! ¿Te acabo de descubrir América verdad? Pero, si todo esto ya lo sabes!  La única diferencia es que hay personas que se accionan y actúan y tú sabes lo que deberías estar haciendo pero no lo haces, no pasas a la acción.

En la película el Guerrero Pacífico, Sócrates explica muy bien la diferencia entre conocimiento y sabiduría…

Y mañana, te levantarás para hacer exactamente lo mismo, o mejor, encontrar nuevas excusas para no cuidar de tu negocio. Todo por no aceptar que sin un buen cimiento las casas se hunden y que, revisar tu modelo de negocio personal, no es diferente de una lavadora. La compras una vez y te dura unos años. Esto es lo mismo, lo revisas una vez y te puede servir para unos años hasta que tu negocio evolucione y tengas que hacerte una puesta a punto.

Cuando sales de viaje es recomendable hacer una revisión a tu coche, una puesta a punto. Sin embargo, te embarcas en el viaje de tu vida profesional sin realizar nunca una buena puesta a punto…Lo que yo decía, a veces te preocupas más de elegir lavadora que de tu vida profesional.

Y tú ¿ Avanzas o imaginas que avanzas?

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

uno × 5 =