Vender cualquier cosa a cualquier precio ¿o no?

Hace un tiempo, en un evento de marketing al que asistí, una persona de los asistentes preguntó ¿Se puede vender un producto/servicio malo con un buen marketing?

El ponente, que ahora no recuerdo quién era, no dio una respuesta del todo concreta, de hecho le devolvió la pregunta a la persona que había preguntado ¿tú que crees?

Me ha venido esto a la cabeza y me gustaría lanzar unas preguntas que espero te haga reflexionar.

Personalmente, no me gustaría vender algo considerado malo, ni un producto, ni un servicio, ni un producto digital. Es difícil disfrutar de tu negocio y conseguir un bienestar profesional, si no estás a gusto con lo que vendes ni estás orgulloso de lo que haces.

Además, tu sensación con tu negocio y lo que vendes, te aseguro que se nota, desde fuera se nota.

Párate y piensa, ¿Estás orgulloso de lo que vendes? - ¡Compártelo!          

Habrás oído más de una vez eso de “La vida es muy corta para tener el trabajo equivocado.”

Tener un negocio propio es, a veces, estresante. El camino está lleno de incertidumbre, altibajos, retos…

La vida es muy corta para tener el negocio equivocado. - ¡Compártelo!          

Las preguntas que me gustaría que te hicieras son:

¿Realmente vendes lo que quieres vender?
¿Quieres vender cualquier cosa a cualquier precio? ( y no me refiero al coste del producto o servicio)
¿Cómo quieres ser recordado?

¿Realmente vendes lo que quieres vender?

Creo que todos los que tenemos un negocio propio o aquellos que quieran tenerlo, deberíamos hacernos estas preguntas con el fin de disfrutar lo que haces.

Emprender o desarrollar un negocio propio es un camino difícil, ya lo hemos dicho muchas veces en este Blog. Desarrollar una forma de ganarte la vida alineada con tu esencia, tus valores, tu estilo de vida y tus preferencias, es esencial para disfrutar del camino.

A veces, caemos en el error de intentar montar un negocio en torno a un producto o servicio por el hecho de que “tiene salida” pero no nos paramos a pensar si las características de ese producto o servicio y todo lo que conlleva el tipo de negocio en el que nos metemos, concuerdan con nosotros mismos y lo que queremos.

Hay demasiadas personas infelices, vendiendo servicios que realmente no quieren hacer, que no disfrutan y que no les motiva nada de nada. Seguro que no quieres ser una de esas personas.

Cuando decides vender solo aquellos servicios con los que estás a gusto, se nota. - ¡Compártelo!           Se nota en la autenticidad de tu comunicación, en el resultado de tu trabajo, en la calidad de tu trabajo y en tu propio estado de ánimo, por lo que también se nota en tu ámbito personal y relacional.

Ganarte la vida a cualquier precio no merece la pena - ¡Compártelo!          

¿Quieres vender cualquier cosa a cualquier precio?

Esta pregunta también es importante. Aunque tengas un producto o servicio que te llena, ¿estás dispuesto a hacer lo que sea para que se venda? ( dentro de la legalidad, claro).

Al igual que con la pregunta anterior, si las acciones o estrategias que tu producto o servicio requiere que hagas para que se venda, no están alineadas contigo y tus valores, tarde o temprano llegarás a la conclusión de que algo está fallando.

No podrás disfrutar plenamente de tu negocio ni crear tu propio estilo de vida, si las cosas que tienes que hacer para sacarlo adelante, las acciones que necesitas para conseguir clientes o tu día a día no CONECTA REALMENTE CONTIGO.

¿Cómo quieres ser recordado?

A muchas personas no les importa cómo ser recordadas, a otras sí.  Seas el tipo de persona que seas, responder a esta pregunta te permitirá darte cuenta si estás en el camino correcto.

Dicen, que no nos debe importar lo que piensen los demás de nosotros, ni la valoración que nos dan las demás personas. Es cierto, a medias. Cuando reflexionas sobre cómo te gustaría que te recordase tus hijos, tus nietos o el mundo, estás realmente conectando con lo que TU QUIERES PARA TI MISMO.

Si lo que ofreces, cómo lo ofreces o la impresión que tienen los demás sobre ti y sobre tu marca no es del todo de tu agrado, estás en la dirección equivocada. Si no eres profesionalmente lo que realmente te gustaría ser y no ofreces lo que realmente te gustaría ofrecer, deberías reflexionar sobre lo que estás haciendo actualmente, cuál es tu forma actual de ganar dinero y pensar cómo quieres ser recordado.

¿Qué es lo que harías cada día si no tuvieses la necesidad de ganar dinero? ¿Cómo te gustaría que te viesen tus hijos, amigos y familiares?  ¿Cómo te gustaría que te describieran a nivel profesional? ¿De qué te gustaría sentirte orgulloso?

Respondiendo estás preguntas, podrás acercarte a una forma de ganarte la vida de acuerdo a lo que eres realmente y a cómo quieres que te vean los demás.

La inspiración para este post

Hace poco, un capítulo de Doraemon que ví con mi hija, me inspiró para escribir este post. En principio lo había enfocado en el hecho de vender a cualquier precio y a las expectativas del cliente, aunque ha dado para desarrollar mucho más.

En el episodio, la hermana de Gigante, había creado un cómic de calidad regular y no conseguía venderlo. Gigante les pidió ayuda a Doraemon y Nobita y éstos consiguieron venderlo. Como no, usaron uno de los inventos del Gato Cósmico,  un aparato que producía unos caramelos que causaba en los que los tomaban, un deseo o intención que realmente no tenían. Con este aparato, consiguieron que las personas desembolsasen el precio que habían puesto al cómic sin pensárselo dos veces, sólo por un deseo adquirido inconscientemente. El problema venía después, cuando leían el cómic y realmente sentían que habían tirado su dinero y se preguntaban por qué habían realizado la compra de algo que ni siquiera les gustaba.

Cómo Doraemon me ha inspirado para un Post sobre vender. - ¡Compártelo!          

Aquí tienes el capítulo del que te hablo, por si te interesa echarle un vistazo…

En mi opinión, no sirve de nada convencer o conseguir que te compren tus productos o servicios sólo porque has usado técnicas que persuadan o creen una necesidad  en las personas que realmente no tienen. No digo que no debas despertar una necesidad o persuadir que lo que vendes es la solución para sus problemas o necesidades, eso sí que lo veo adecuado y necesario, sólo digo que lo que sea que vendas, debe ser coherente con lo que comunicas y responder a las expectativas de la persona que lo compra.

Los inconvenientes de vender lo que sea como sea

# Crear un negocio que no esté alineado contigo, tus valores y tu esencia, a la larga te pasará factura en tu estado de ánimo, en tu energía, en tu motivación… Si tu negocio precisa de acciones que no van contigo, de estrategias que no cuadran con tus valores o el día a día es algo insufrible, no tienes el negocio adecuado para ti.

# Si caes en la trampa de vender lo que sea, como sea, quizá consigas pagar las facturas, pero a qué precio.  El estilo de vida ideal de cada uno es muy diferente. Tener claro cuál es el tuyo es lo que te permite diseñar un negocio a tu medida con el fin de disfrutar y ganarte la vida haciendo lo que más te gusta.

# Si el producto/servicio que has conseguido vender no cumple las expectativas del comprador y no queda suficientemente satisfecho, te quedarás sin prescriptores y estarás perdiendo oportunidades de venta. El boca a boca sigue siendo un factor importante a la hora de vender. Los consumidores tenemos muy en cuenta lo que nos recomiendan amigos, familiares y contactos. Además las valoraciones positivas realizadas por otros compradores, incrementan nuestras posibilidades de compra.

# La incoherencia entre lo que ofreces realmente con lo que dices que ofreces o la comunicación de tu marca o negocio, también puede jugarte una mala pasada. Esta incoherencia genera una mala imagen de marca, aumentando la posibilidad de obtener comentarios negativos.

# No quieres convertirte en un vendedor de humo, ¿verdad? Quizá consigas que te compren, pero no volverán a hacerlo ni te recomendarán, si no cumples con los resultados o beneficios que prometes. Hay que cumplir con los beneficios de tu producto/servicio que comunicas en las descripciones de la web, en los anuncios que hagas, en tu comunicación verbal o por email.

# Cumple con las expectativas que tiene tu cliente. Compramos algo porque creemos que ese producto nos va a ayudar. Debes conocer sus expectativas, que deben ser las mismas que despiertas en tus comunicaciones de venta ( verbal, por escrito o visual).

Quizá hayas oído alguna vez eso de que el cliente debe quedar con la sensación de haber obtenido más de lo que ha pagado. 

Si tras la adquisición de tu producto o servicio, tu cliente tiene la sensación de haber realizado una buena compra, haber obtenido más de lo que ha pagado, de que el producto/servicio ha cumplido con sus expectativas, sólo tendrá palabras positivas hacia tu marca y el producto/servicio.

Por todo esto, es recomendable cuidar el detalle al máximo, aportar mucho valor y cuidar la comunicación.

Para disfrutar de tu negocio realmente, lo que vendes y cómo lo vendes, debe estar alineado con tu esencia.

comentarios

    • Gracias, Kevin! ciertamente es un buen debate… Quizá la base esté en que lo primero es que debemos de saber lo que queremos y lo que no, independientemente de lo que opine nadie y saber qué la valía de una persona no depende nunca de lo que opine ninguna otra persona. El tema da para muuucho…:-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

18 − uno =