Cómo ser constante como emprendedor para hacer que tu negocio funcione

¿Alguna vez te has preguntado cómo ser más constante?

Seguramente tienes objetivos, cosas que te gustaría hacer, cosas que te gustaría conseguir, tanto a nivel personal como profesional.

Los emprendedores estamos acostumbrados a trabajar con objetivos y con planes  de acción para lograrlos pero a la hora de la verdad, la práctica no resulta tan fácil.

Oigo a muchas personas decir “Quiero esto…”, ” Me gustaría aquello…” pero no lo consiguen alcanzar porque aunque comienzan con mucha ilusión y ganas, toda esa motivación se desinfla con el paso de los días o semanas y dejan de hacer aquello que saben que tienen que hacer para conseguir lo que quieren.

¿Te ha pasado alguna vez?

Déjame decirte algo, no eres tú,  el ser humano es perezoso por naturaleza.

Si sientes que te cuesta mantenerte enfocado y seguir haciendo lo que tienes que hacer para conseguir tus objetivos, es normal, no eres un bicho raro.

Por nuestra propia naturaleza, las personas debemos esforzarnos en mantener la constancia porque si no, aunque nos pongamos objetivos nunca conseguiríamos ninguno.

Pero, ¿ Y si no conseguimos ser constantes?

¿Cuántas personas se apuntan al gimnasio a primeros de Enero para mejorar físicamente? ¿Cuántas personas empiezan a comer saludable en Enero?

Muchas no,  muchísimas.

Pues lo mismo ocurre en el mundo de los negocios y el emprendimiento.

Muchas personas se proponen hacer más acciones de networking, escribir más frecuentemente  en el blog, crear productos digitales, lanzar su proyecto de una vez por todas, conseguir visibilidad en Internet, diversificar ingresos, conseguir clientes en Internet….

Pero pasa el tiempo y cada día hacen menos para conseguir eso que quieren.

¿Te resulta familiar?

Lo peor es que comienzan a sentirse mal, a decirse que quizá no ellos no valen para esto, que necesitan no sé cuanta formación más, que aún no están preparados, que no son suficiente y sienten que nunca van a poder conseguirlo y caen en la más absoluta negatividad y pesimismo.

Todo esto, se podría haber evitado entrenando la constancia.

Sí, sí, has leído bien, la constancia puede entrenarse.

No se me ocurre mejor persona que  Patricia Ibáñez de aprendizate.com  para hablarte de la constancia  y cómo ser constante como emprendedor hará  que tu negocio funcione.

Y es que el camino del emprendedor no es una línea recta, sino que está llena de curvas, baches y salidas del camino.

Ante esto, necesitamos mucha constancia para conseguir, no sólo llegar a nuestro objetivo, sino también disfrutar del camino.

Te dejo con Patricia! 🙂


Eres emprendedor y sabes que esto es lo tuyo. Sientes verdadera pasión por lo que haces y por la idea de ser dueño de tu propio tiempo. Disfrutas con la libertad de poder elegir cuándo irte de vacaciones y cuándo trabajar. No concibes otra forma de vivir que no sea la de trabajar para ti.

Te encanta la idea del lifestyle que te has propuesto conseguir y de hecho, no lo ves como algo imposible. Es cuestión de hacer y hacer y sabes que tarde o temprano lo conseguirás.

El problema viene cuando llevas un tiempo emprendiendo y te das cuenta de que las expectativas que tenías no se están cumpliendo. Cuando ves que los resultados y los clientes que pensabas que ibas a tener no aparecen por ningún lado, y lo único que sabes es que echas más horas que un tonto.

Y notas como poco a poco eso empieza a afectar a tu rendimiento y a la ilusión que sentías por tu negocio. Y lo peor de todo: notas como todas esas dudas sobre el futuro de tu negocio han empezado a afectar a tu constancia.

Lo que antes hacías a diario y sin esfuerzo, ahora lo haces a trompicones y concienciándote de que lo tienes que hacer. Lo que antes hacías súper motivado ahora lo haces a desgana y sin mucha confianza de que vaya a funcionar.

Te cuesta ser constante y cada vez que te entran las dudas te empiezas a acordar de todas esas veces en las que te has propuesto algo y no lo has conseguido.

¿Y si esta vez pasa lo mismo? ¿Y si tanto esfuerzo para nada? ¿Y si me olvido de todo esto?

La importancia de la constancia para los emprendedores

Creo que a estas alturas de la película nadie duda de que para lograr resultados en la vida, necesitas (sí o sí) pasar a la acción. Es más, emprender quiere decir ‘empezar algo’.

Ahora bien lo que muchos emprendedores dan por sentado es que una vez que se han puesto en marcha, ya está todo hecho, o por lo menos la parte más difícil del asunto.

Se repite mucho la idea de ‘lo difícil que es arrancar’, y por supuesto que esta parte cuesta. Al fin y al cabo implica salir de tu zona de confort, mover el trasero, y dejar la comodidad de lo que ya conoces.

Pero creer que con pasar a la acción ya es suficiente para que tu negocio vaya bien, es suponer demasiado.

Conseguir que tu negocio funcione es el resultado de una suma:

Ponerte en marcha + ser constante

Si no eres constante con lo que empiezas y a la mínima que no ves resultados, tiras la toalla, difícilmente podrás hacer tu sueño realidad y conseguir que tu negocio crezca y prospere.

Cómo ser constante como emprendedor para hacer que tu negocio funcione. #emprender - ¡Compártelo!          

Qué te hace no ser constante y claves para empezar a serlo

Hay muchos motivos por los que muchos emprendedores deciden tirar la toalla. Voy a contarte algunos de los más comunes y cómo empezar a tratarlos desde otra perspectiva:

Las expectativas que tienes y los resultados no coinciden

Cuando te tiras un montón de tiempo trabajando pensando en el resultado que eso tendrá (un cliente nuevo, más ventas, nuevos suscriptores, etc), y ves que lo que acaba ocurriendo no se parece en nada a la idea que tenías, lo más normal es que te frustres.

Es lógico, ¿quién no se frustra cuando esto pasa?

Ahora bien, la diferencia entre la gente que es constante y la que no, es lo que hacen con esa frustración: si la utilizan para analizar qué es lo que no ha funcionado y mejorarlo la próxima vez, o si la utilizan para compararse con los demás y decirse a sí mismos ‘yo no valgo para esto’.

La clave no es no sentir frustración, sino saber gestionarla de la forma más útil y constructiva para ti y tu negocio. Por eso, la próxima vez que te sientas frustrado, pregúntate qué razón o razones han causado esos resultados y cómo hacerlo mejor la próxima vez.

Emprender no es un sprint sino una maratón

Mucha gente cuando se lanza a emprender o se apunta a algo, empieza con muchas ganas. De hecho, ven el proceso de emprender como un sprint donde gana el que antes llega. Y se hinchan a trabajar.

Pero emprender es más bien como una maratón, donde más vale lo poco continuado y bien, que lo mucho a trompicones y mal.

Emprender además es un proceso, un camino lleno de baches y donde es fundamental aprender a levantarte de las caídas. Porque caída va a haber. Y muchas. No se trata de no caerse ni equivocarse nunca, sino de aprender a levantarte cada vez que eso ocurra.  Cuanto antes te repongas del golpe y antes te vuelvas a poner en marcha, antes podrás reconducir y mejorar tu situación.

Emprender no es un sprint sino una maratón #constancia #emprender - ¡Compártelo!          

No sabes auto-motivarte

Si eres emprendedor, necesitas convertirte en tu propio motivador personal. No vale con que venga el Tony Robbins de turno y te motive.

Y por supuesto, no puedes depender de que los resultados sean los que tú quieres para tener un buen día o no. Si te limitas a eso, lo vas a pasar muy mal. Y a tu cerebro no le gusta la sensación de pasarlo mal, más bien todo lo contrario. Cuánto más disfrutes, más aprenderá tu cerebro.

Hay muchas claves para auto-motivarte y no te las puedo contar todas aquí porque nos tiraríamos hasta mañana. Pero una de las más importantes es que dividas tu objetivo en pequeños pasos o hitos, de forma que cada vez que consigas uno de ellos te sientas bien. Dicho en otras palabras: que vayas generando motivación a lo largo del camino cada vez que has logrado una pequeña meta, de tal forma que no te lo juegues todo a tu objetivo final.

Te falta de organización

Una de las ventajas de emprender y ser tu propio jefe es que eres libre de tu tiempo. Te organizas como quieres, no te tienes que rendir cuentas a nadie, y eso está genial.

El problema puede ocurrir cuando esa libertad se convierte en un ir apagando fuegos por todas partes y en una desorganización que acaba afectando a tu rendimiento.

Es importante que te ubiques, que te levantes cada día sabiendo qué tienes que hacer, qué acciones son las más importantes para avanzar con tu negocio.

No se trata de trabajar duro sino de trabajar de forma inteligente.

Apunta tus pequeños objetivos diarios, planifícalos. Y luego analiza cómo te va así. A lo mejor tienes que cambiar algo. Pues perfecto, ¡hazlo! Al fin y al cabo en esto de la organización hay claves, pero no reglas.

No se trata de copiar lo que otros hacen sino de que entiendas lo que te es útil a ti. Pero en cualquier caso, organízate. Si no tendría sentido trabajar de forma desorganizada para otra persona, ¿por qué sí lo tendría trabajando para ti?

No tienes claras tus metas o no saberlas priorizar

Una pregunta que me hace mucho la gente en Aprendízate es: Patri, ¿el que no tenga claras mis metas influye a la hora de motivarme? ¡Por supuesto! Claro que influye. Ten en cuenta que tu cerebro se mueve por objetivos. ¡Ojo!, y no hablo sólo de objetivos conscientes, sino también inconscientes.

¿Tienes claro el para qué de tu negocio? ¿Por qué quieres terminar eso que has empezado? ¿Cómo mejoraría tu vida si lo consigues? ¿Qué ganarías o dejarías de perder?

Hacerte todas estas preguntas es fundamental para que le des sentido a tus metas, y que no sea simplemente coleccionar metas porque sí.

Y lo mismo si no las sabes priorizar. Escríbelas en una lista y fíjate en qué ganarías si cumplieras cada una de ellas o qué dejarías de perder en caso de no conseguirlas. Eso te servirá para tener más claras las cosas en tu cabeza y ser constante con tu objetivo prioritario, precisamente por eso, porque para ti será el más importante.

No te ves capaz de que lo vayas a conseguir

Al fin y al cabo, uno puede sentir pasión o verle todas las posibilidades del mundo a lo que hace. Pero si no crees en ti, si no te ves capaz de convertirte en un emprendedor de éxito y de que tu proyecto sea un negocio rentable, apaga y vámonos.

La primera condición para ser constante es que creas en ti. En lo que haces. En quien eres. Y también en lo que puedes aprender.

Que no seas constante ahora no implica que no puedas aprender a serlo. Tampoco sabías aprender a conducir ni a manejarte con un ordenador y mira ahora.

Tus creencias juegan un papel crucial para que tu negocio funcione y si quieres que los demás se den cuenta (y valoren) de una vez quién eres y en qué les puedes ayudar, necesitas creer en ti el primero.

A lo mejor te gusta esta idea y estás de acuerdo en que tienes que mejorar tus creencias, pero no sabes ni cómo por dónde empezar.

Tranqui. De esa parte, si tú quieres, me encargo yo

Esto es lo que te hace no ser constante ¿Te resulta familiar? #emprender - ¡Compártelo!          

Conclusión

Estarás de acuerdo conmigo en que emprender es una cuestión de habilidades. Si quieres tener un negocio de éxito necesitas aprender a manejar la tecnología, estar presente en las redes, escribir de forma persuasiva o saber sobre marketing.

Pero lo que quiero que entiendas es que sin la habilidad de ser constante, todo lo demás no servirá de nada. Ten en cuenta además que puedes delegar el SEO, el email marketing o el copy de tu proyecto. Puedes contratar a alguien para que se encargue de las redes sociales. Pero la constancia te la tienes que trabajar tú. Nadie se puede motivar por ti. Nadie puede ser constante por ti. Nadie puede hacer lo que sólo a ti te corresponde como emprendedor: aprender a darle la vuelta a los días malos para que eso no afecte a tu constancia ni a tu negocio.

¿Te cuesta ser constante y te gustaría dejar de serlo para recuperar la ilusión con tu negocio y conseguir los resultados que quieres? 

Mi intención con este artículo es que entiendas que la constancia es una habilidad fundamental para tener un negocio de éxito y que se puede entrenar.

De hecho, si quieres ser más constante a partir de ahora para que tu negocio funcione de una vez y dejar de sentirte en el mismo bucle de siempre, tengo una invitación que hacerte.

He preparado el Training Gratuito Constánciate, donde te voy a enseñar hasta qué punto la idea de que no eres una persona constante no sólo no es verdad, sino que tú también puedes convertirte en alguien constante a partir de ahora.

Lo único que tienes que hacer para apuntarte es clic en este enlace o en la siguiente imagen:

cómo ser más constante

Te adelanto lo que vas a descubrir en este training gratuito:

Por qué ser más constante no es algo imposible como crees y cómo empezar a serlo a partir de ahora.

Las 5 claves para recuperar la confianza en ti y saber motivarte por el camino (sin necesidad de ser superman o superwoman).

Cómo dejar de frustrarte con tus objetivos y planteártelos de forma más útil y constructiva.

Herramientas y recursos realistas para pasar a la acción desde hoy mismo.

¿Te apuntas a descubrir cómo ser más constante?

Me he apuntado a este Training Gratuito para aprender a ser MÁS CONSTANTE  - ¡Compártelo!          


congreso online diseña tu vida aprendizate patricia ibañez
La autora: Patricia Ibáñez

Experta en motivación y consecución de metas, creadora de aprendizate.com desde donde te enseña todo lo que puedes hacer TÚ para pasar a la acción, aumentar TU motivación y dirigirte hacia las metas y objetivos que quieres conseguir, tanto si son a nivel personal como profesional.​

Comments

  1. Qué alegría Ana ver la entrada publicada en tu blog! Quién me lo iba a decir a mí hace un año, cuando te descubrí 🙂

    Muchas gracias por haberme dado la oportunidad de escribir. Ojalá que el artículo ayude a la gente a entender que en esto de emprender lo importante es la habilidad de reponerse cuando hay caídas y que para llegar lejos, hay que aprender a ser constante. Todos estamos en el mismo barco.

    Un abrazo!

    • Hola, Patricia! Es un honor contar con un artículo en Yuvalia. Estoy segura que va a ayudar a muchas personas a que se den cuenta que esto del emprendimiento es una carrera de fondo y que adquiriendo las aptitudes y habilidades adecuadas, no sólo nos será más fácil conseguir nuestros objetivos sino que podremos disfrutar del camino. Gracias por tu valiosa aportación al blog 🙂 Un abrazo enorme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.