Las enfermedades emocionales más frecuentes de los emprendedores: 10 herramientas para dejarlas atrás hoy mismo.

¿Sientes dolores en tu día a día? ¿Te has parado a pensar alguna vez que los dolores que sufres pueden estar relacionado con las emociones? ¿Conoces la influencia que tienen las emociones en tu cuerpo?

Yo misma me he dado cuenta que muchos de mis dolores son realmente dolores emocionales que causan o pueden causar enfermedades emocionales.

Hace tiempo no lo sabía pero hoy sé que las emociones deben ser escuchadas, que si las ignoramos, van a encontrar la manera de llamarnos la atención y seguramente lo hagan en forma de dolor y enfermedades emocionales.

Todas las personas sufrimos en algún momento de dolores de cervicales, dolores de cabeza, sensación de nudo en la boca del estómago, palpitaciones, dolores musculares…

En muchas ocasiones estos dolores no se van por mucha pastillas que tomemos y es que en su mayoría, aunque no seamos conscientes, son dolores emocionales y como dice Ana Vico, experta en gestión emocional, son realmente representaciones físicas de emociones que no estás escuchando.

Si algo te duele, es que no estás escuchando a tus emociones. - ¡Compártelo!          

El mundo del emprendedor o trabajador por cuenta propia es un mundo difícil que conlleva un vaivén de emociones importante. Sufres picos de motivación y euforia cuando las cosas avanzan o te salen bien pero también momentos de bajón importante y desánimo cuando no avanzas lo rápido como te gustaría o no obtienes los resultados esperados. También nos caracterizamos los emprendedores por una sensación de incertidumbre casi constante que está presente sobre todo en los inicios, pero también cada vez que vas a hacer algo nuevo, lanzar un nuevo producto o servicio o te encuentras inmerso en un proyecto que no sabes cómo va a resultar.

Es una realidad, el día a día del emprendedor puede llegar a ser una montaña rusa emocional y quizá esto es aún más complicado en los negocios unipersonales.

Por todo esto, considero muy importante que los emprendedores trabajemos nuestra gestión emocional, conozcamos la existencia de las enfermedades emocionales y cómo estas pueden afectarnos en nuestra vida y tengamos las herramientas y recursos adecuados para hacerlas frente.

Vemos a menudo como los emprendedores se centran en lo que creen van a hacer crecer su negocio de forma directa (marketing online, página web, estrategia online…) y se olvidan de su crecimiento personal e incluso de cuidarse mental y físicamente.

Para que un negocio funcione, la persona que está detrás de él , debe estar bien física y emocionalmente.

Y para esto, debemos conocer la relación de las emociones y las enfermedades.

Para que tu negocio funcione, tú debes estar bien física y emocionalmente. - ¡Compártelo!          

Hoy te traigo a Séfora Bermúdez, ex-sufridora de migraña que actualmente trabaja con personas que tienen condicionada su vida personal y profesional por sus migrañas para ayudarles a dominar sus migrañas y que éstas desaparezcan de una vez por todas.

Como profunda conocedora del tema, Séfora te va a hablar de las enfermedades físico emocionales que más frecuentemente sufren los emprendedores y al final del artículo te va a aportar 10 herramientas para prevenirlas y dejarlas atrás hoy mismo.

Ahora sí, te dejo con Séfora.

enfermedades emocionales

Las enfermedades emocionales más frecuentes

¿Alguna vez te has preguntado por qué cuando te pones nervioso te duele el estómago o cuando estás triste tienes dolor de cabeza? El estilo de vida que llevamos la mayoría de personas (y si eres emprendedor, esto puede multiplicarse por dos) nos impide prestarle atención a lo que nuestro cuerpo nos dice.

Yo sí que me he hecho esta pregunta muchas veces. Cuando era adolescente comencé a tener unos fuertes dolores de cabeza, que poco a poco se llegaron a convertir en cuatro migrañas semanales.

Además de mis fuertes dolores de cabeza, empecé a tener dolores de espalda, estómago y problemas en mi piel. El médico me hacía las mismas recomendaciones una y otra vez. Pero nada mejoraba.

Cansada de esta situación, tomé la decisión que llevaba años aplazando: escuchar lo que mi cuerpo me estaba gritando. Comencé a asociar mis emociones con las sensaciones que me producían y fue entonces cuando comprendí que cambiando mi forma de pensar y de sentir cambiaría todos los malestares físicos.

Sin casi darme cuenta, mis migrañas desaparecieron y hoy puedo ser feliz decidiendo cómo y a qué le dedico mi tiempo. Los dolores que llegaban de mi mente a mi cuerpo ya no manejan mi vida y nada me roba la energía. O al menos, no lo hace un dolor mal gestionado.

Para que tú también puedas emprender con tu energía al 100% y puedas lograr una vida en armonía entre tu cuerpo y tus emociones, hoy te traigo este artículo en el que aprenderás a interpretar las señales que te envía tu cuerpo cada día.

Deja de sufrir migrañas, dolores de estómago y contracturas y emprende con éxito. - ¡Compártelo!          

¿Qué son las enfermedades físico-emocionales? Conócelas para sentirte mejor

Las enfermedades físico-emocionales son aquellas que aparecen o empeoran debido a nuestra mala gestión emocional.

Según la mayoría de estudios realizados, más del 80% de las enfermedades son debidas a problemas o a desórdenes emocionales. Cualquier enfermedad es susceptible de ser una enfermedad físico-emocional y conocerlas es clave para evitar recaídas constantes.Es algo que aprendí tras organizar este año el Congreso “Stop enfermedades físico-emocionales”.

Tú mismo habrás experimentado este tipo de dolencias al contraer la gripe el primer día de vacaciones, experimentar descomposición intestinal frente a situaciones estresantes con un proyecto o sufrir migraña todos los viernes (justo cuando, por fin, habías decidido parar todo el fin de semana a disfrutar)

Las enfermedades emocionales son advertencias de hay algo que no estamos haciendo bien. Cada emoción corresponde a un órgano o a una parte del cuerpo. La medicina tradicional se basa en muchas ocasiones en aliviar o eliminar los síntomas, pero sin prestar mucha atención a su origen. Esto no significa que tengas que dejar de ir al médico, pero sí intentar equilibrar esa emoción que te está originando el malestar para poder recuperarte.

Si tras un fuerte ataque de rabia contenida, has tenido una contractura que te ha obligado a ir a un masajista y a tomar antiinflamatorios para solucionarlo y sin tratar tu gestión emocional, descubres apenado que a las dos semanas vuelves a tener una contractura exactamente en el mismo sitio, vigila tu emociones. Para salir de este bucle recurrente de síntomas debes aprender a gestionar estas enfermedades físico-emocionales.

Algunos beneficios que obtendrás con una correcta gestión de estas enfermedades son:

  • Evitar la repetición de síntomas: no estamos tratando de ponerle un parche a tu dolor, si no atacar directamente su origen.
  • Aumento del conocimiento integral de tu cuerpo: aprenderás a escuchar a tu cuerpo y lo más importante, a entenderlo.
  • Aprendizaje de herramientas personalizadas a tu cuerpo y mente: porque no hay dos personas iguales, sabrás lo que te funciona a ti a la perfección.
  • Capacidad de gestión antes de aparición del síntoma: reconocerás las situaciones que te generan el malestar y así te podrás adelantar.

Las enfermedades físico emocionales aparecen de distinta manera para cada persona, ya que nuestras situaciones, cuerpo y mente son únicos. Aún así, existen ciertos patrones que se asocian a los mismos síntomas para todos.

enfermedades emocionales emprender

¿Por dónde comenzar? Tus enfermedades recurrentes como emprendedor

Quizá no te das cuenta o sí que te das pero no le prestas la atención que se merece pero en tu día día sientes dolores, molestias u otros síntomas físicos que afectan a tus tareas diarias relacionadas con tu negocio y la forma de ganarte la vida.

Estos dolores y malestares pueden influir, y mucho, en tu motivación, en la intensidad y el interés que pones en lo que haces y por lo tanto, afectar negativamente en los resultados que obtengas en tu negocio.

Seguro que tienes identificados ciertos síntomas recurrentes que incluso puedes ver asociados a diferentes fechas en el calendario como:

  • Afonía: tras Navidad.
  • Gripe: volviendo al trabajo tras unas pequeñas vacaciones.
  • Contracturas: cada vez que un cliente te pone tenso.
  • Dolor muscular o de cabeza: al final del día de trabajo, tras la realización de algunas tareas concretas…

Te voy a pedir que escribas un listado de ellas (asociadas o no en el tiempo) y que describas qué sientes al estar enfermo. ¿Estás triste? ¿Aliviado por poder eludir tus responsabilidades diarias? ¿Querido al recibir las atenciones y cuidados de tu familia?

Una vez tengas el listado realizado y plasmado los sentimientos asociados, debes comenzar un trabajo personal para evitar llegar a los síntomas.

Para que comprendas cómo realizar este proceso, te voy a poner un ejemplo con mi especialidad de trabajo: las migrañas y los dolores de cabeza.

Ya sabes que durante años padecí dolorosísimas migrañas y sé identificar bien la sintomatología asociada. Para ello, realicé un listado en el que escribía los síntomas asociados a la emoción que tenía en ese momento o justo antes. Y ahora, gracias a este ejercicio, puedo parar justo a tiempo cuando veo que el patrón se va a repetir.

¿Qué te quiere decir tu cuerpo?

Soy consciente que este diálogo que mantiene el cuerpo con nosotros hay que escucharlo y no siempre es fácil. Para ayudarte a interpretar lo que te está diciendo, aquí tienes algunas de las enfermedades emocionales más frecuentes de los emprendedores.

  • Si te duele la cabeza

Aunque hay diversos orígenes emocionales para el dolor de cabeza, el primordial es el estrés y la tensión. Esta tensión aparece muchas veces cuando pones toda tu energía en tus pensamientos y te esfuerzas en algo por encima de tus límites.

Además si sufres migraña, te sientes sobrepasado por lo que sucede en tu vida y tienes dificultades para gestionar los pequeños obstáculos del día a día.

Sentimientos: probablemente te sientes desbordado, te gustaría descansar y parar estos pensamientos negativos que rebotan dentro de tu cerebro.

Solución: pide ayuda a tus familiares antes de tener estos síntomas y practica ejercicios de meditación y mindfulness.

  • Si tienes dolor de espalda

Aunque los motivos para tener dolor de espalda pueden ser muy variados (incluídas las malas posturas frente a tu ordenador), también puede derivar de una gestión emocional deficiente debido a que te sientes impotente frente a una situación y es por ello que se resiente lo que te sostiene, la espalda.

Es posible que intentes echarte tus problemas y dificultades “a la espalda”, ignorándolas y por eso ésta se ve afectada.

Sentimientos: probablemente te sientes desbordado y sin saber qué hacer.

Solución: respira y adopta una posición más flexible respecto a tu posición actual. Libera tu resistencia frente a situaciones que difieren a lo que tu piensas.

  • Si te da dolor de estómago

Normalmente las emociones que desequilibran tu salud digestiva son la ira y los nervios. Nuestro tubo digestivo está compuesto por más de cien millones de neuronas que segregan neurotransmisores, conectándose así directamente a las emociones y sentimientos.

Sentimientos: sientes tensión, coraje, ira por algo que te está ocurriendo.

Solución: sé consciente de la situación en concreto e intenta enfrentarte a ella de una manera pacífica y tranquila, asumiendo que hay determinadas cosas que no están bajo tu control. Puede ayudarte una frase que me encanta: “Recuerda que la gente no te hace cosas, la gente hace cosas y tú decides si te afectan o no.”

  • Si tienes sensación de vértigo

Si ante determinadas situaciones tu cuerpo reacciona con mareos, zumbidos y con la sensación de que todo te da vueltas, es probable que dichas situaciones te estén generando angustia por el miedo a lo desconocido. El miedo a tomar una decisión o a moverte hacia un lado nuevo hace que pierdas el control de todo.

Sentimientos: miedos, cambios que no parecen equilibrados a tu modo de ver.

Solución: atreverse a hacer cosas nuevas y desconocidas, tomar pequeñas decisiones cada día y relajarse al escuchar aquello que no te agrada.

  • Si no toleras bien la luz

La fotofobia emocional representa aquello que estás viendo y no quieres ver, ya sea ahora o en tu pasado. Si la luz te genera malestar como dolor de cabeza, seguramente hay algo que no quieres enfrentar o tienes miedo de mirar hacia tu pasado.

Sentimientos: miedo, irritabilidad ante lo que ves.

Solución: ser consciente de que nada cambiará si sigues negándote a ver aquello que no aceptas. Mejorarás cuando veas la realidad que ahora mismo no puedes ver.

¿Y ahora? Cómo actuar ante las enfermedades físico-emocionales

Una vez que has detectado que tienes un malestar físico-emocional, el primer paso es tomar conciencia de la razón por la que tu cuerpo reacciona de determinada manera.

Como te decía antes, el ejercicio de apuntar las situaciones y sensaciones que te originan el malestar o dolor puede resultarte muy revelador a la hora de conocer tu propio patrón y de dónde proviene cada malestar.

Para tratar estas molestias, es importante que cuidemos nuestro cuerpo y también nuestras emociones. Recuerda lo que hemos hablado: tu cuerpo y mente son uno solo y si los tratas por separado los desequilibras y nunca podrás podrás salir del bucle de los mismos síntomas y se repetirán una y otra vez.

Más allá que tomar conciencia, no hay mejor tratamiento para las enfermedades físico emocionales que la prevención. Llevar una vida en equilibrio es una de las mejores medicinas y además, quizá por su aparente simpleza y facilidad, una de las menos valoradas.

Para ayudarte en este proceso de cuidado equilibrado, te traigo 10 herramientas que puedes aplicar a tu vida desde hoy mismo.

10 herramientas para prevenir las enfermedades físico-emocionales

  1. Practica la conectización. Poner la atención en el momento AHORA en lugar de dejar que la mente divague ayuda a aumentar tu bienestar y a enfocarte sin distracciones. Identifica las situaciones que enferman a tu cuerpo, como el estrés, la ira o lo nervios, para tomar conciencia sobre ellas.
  2. Empieza bien cada mañana. Un semana bien planificada te dará la tranquilidad de poder dedicarle el tiempo a lo que realmente quieres. Y si en tu planificación incluyes la idea de madrugar, y otros hábitos y rutinas como la meditación , mucho mejor.
  3. Agradece. Cada día, ya sea nada más empezar el día o antes de dormir, da las gracias por todo lo que tienes. Esto atraerá más emociones positivas y alcanzarás tus objetivos más fácilmente.
  4. ¿Qué te parece un día lejos de notificaciones? Imagina. Un día sin emails, ni mensajes de trabajo, nada de llamadas, ni de clientes demandando tu atención. Ponlo en práctica al menos una vez a la semana y notarás sus beneficios.
  5. Encuentra tu propósito y fíjate siempre objetivos difíciles, pero alcanzables. Esto te hará tener un motivo para levantarte cada mañana, a pesar del tremendo dolor de cabeza que tienes.
  6. Cambia tus hábitos. Adoptar un nuevo estilo de vida en el que incluyas hábitos saludables para tu cuerpo y también tu mente, son la llave de la prevención hacia tus dolores. Tu cuerpo se lo merece.
  7. Contacto con la naturaleza. ¿Sabías que un paseo por la playa o por el campo es un productor directo de pensamientos positivos? Si vives en una gran ciudad, un paseo por el parque bajo los árboles te ayudará con esto. ¡Y mucho!
  8. Socializa. El amor y cariño que te dan los tuyos te ayudará a sentirte conectado y a llenar tus necesidades emocionales. Cuida de ellos para cuidar de ti.
  9. Tómate la vida con optimismo. De esta manera el estrés que genera tu día a día tendrá un menor impacto. Diviértete, aprende a reírte de lo que te pasa y disfruta cada día de, al menos, algo pequeñito.
  10. Acéptate a ti mismo. Evita juzgarte y por supuesto, ¡nada de comparaciones! De esta manera te conectarás contigo mismo y todos los anteriores pasos potenciarán su efectividad.

Cuando son las personas que me rodean las que sufren enfermedades emocionales

A veces me han preguntado: Séfora, ¿y si alguien de mi entorno está pasando por esto?, ¿cómo puedo ayudarle?

El apoyo que recibí de mi entorno cuando padecía migrañas fue la clave para poder dejarlas atrás para siempre. Y es que sé que sin ellos y sin su abrazo incondicional nunca hubiera podido superar aquello que me tenía encerrada dentro de mi propio cuerpo.

Es por esto que, si conoces alguien al que quieres está pasando por un momento difícil debido a su enfermedad físico-emocional, tienes que tratar de apoyarle siempre. Y a veces, esto se resume a, simplemente, estar ahí. No hace falta que le des consejos, ni que trates de hacer mil cosas para “que se mejore” (sin mucho éxito, la mayoría de las veces”). Se trata de permanecer, de entender por lo que está pasando y hacerle saber que, pase lo que pase, estarás al otro lado para cuando lo necesite.

Si estás intuyendo que tu pareja, un familiar o algún amigo puede estar pasando por esto, puedes invitarle a reflexionar. La conciencia y el análisis realmente válido es individual, por lo que la respuesta solo la tiene la propia persona que padece su malestar.

Además, puedes actuar de manera preventiva con tus seres queridos. Elige un día para irte con ellos a pasear por la naturaleza, anima a cuidar los hábitos del cuerpo físico o enseña algunos ejercicios de respiración para canalizar mejor el estrés.

Y si en quien estás pensando ahora mismo sufre migrañas, invítale a descargarse mi guía para poder sanar sus migrañas para siempre, con acciones concretas que le ayudarán a deshacerse para siempre de esos dolores que paralizan su vida. Seguro que te lo agradecerá infinitamente.

Ahora que ya sabes la relación que tienen las enfermedades físicas con las emociones, estoy segura que tendrás una relación más fluida con los dolores y las señales que te están enviando.

Ahora puedes actuar antes de que sea demasiado tarde ante estos mensajes, dándole a tu cuerpo y mente lo que se realmente se merecen. Si tu cuerpo es tu hogar, haz que estar dentro de él sea un verdadero placer y préstale la atención que cada día te pide.

Y solo de esta manera, recuperarás tu bienestar y el 100% de tu energía para conseguir lo que te propongas.

Cuéntame en los comentarios si te has sentido identificado con alguna de las señales que te envía tu cuerpo y cómo interpretas lo que te trata de decir. ¿Conocías la relación de las enfermedades y las emociones?


Séfora Bermúdez enfermedades emocionales emprendedoresAcerca de la autora, Sefora Bermudez

Séfora Bermúdez es bióloga y autora del Blog Vivir Sin Migraña donde ayuda a otros a liberarse del secuestro de sus migrañas como logró ella hace diez años. En su web podrás encontrar Recursos gratuitos para para lograr tu curación.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.