No busques lo que te gusta, sino lo que te indigna!

Los que me conocen saben que soy de las que pienso que “la búsqueda de la pasión” es algo que ha hecho mucho daño.

Y digo esto porque creo que muchas personas no tenemos una única pasión especial por algo, sino que nos sentimos apasionadas por distintas cosas. A mí me gusta más decir que tenemos múltiples intereses.

A veces parece que los multipasionales o multintereses,  no tengamos nada que hacer en el mundo del emprendimiento.

Y no, claro que podemos emprender y desarrollar proyectos que aúnen varios de nuestros intereses.

Personalmente, yo me he sentido presionada por el tan extendido mensaje de la “búsqueda de la pasión” pero sobre todo cuando se usa la palabra pasión como sinónimo de vocación , aquello que siempre has querido hacer, que lo llevas dentro y que si no lo haces, poco más te mueres.

En realidad no es que esté en contra del término PASIÓN si hablamos de lo que nos hace sentir bien, lo que nos interesa, aquello que se nos da bien, con lo que disfrutamos…

Si te soy sincera, cuando pensaba hace años en crear un negocio o reflexionaba sobre a qué me podía dedicar, no encontraba “alivio” ni inspiración en los profesionales que hablaban de pasión, sino más bien lo contrario.

También es verdad que por entonces no tenía tantos conocimientos como tengo ahora ni había desarrollado mi propio enfoque del emprendimiento.

Creo en una forma diferente de hacer las cosas, creo que todo lo que nos pueden decir los expertos y referentes (incluido lo que yo puedo contarte) son sólo opciones y que cada uno debe encontrar su propio enfoque, coger lo que resuena con él mismo y mezclarlo con lo que le dice su propia intuición, lo que le dice el corazón.

Y en todo esto, juega un papel importantísimo, el grado de autoconocimiento que tengamos de nosotros mismos y algo que parece obvio pero a veces no lo es tanto, saber lo que realmente queremos (y lo que no)

¿Te gustaría dedicarte a lo que te apasiona?

Hoy se ha pasado por el blog de Yuvalia, Caroline Ladousse, cofundadora de Cometa y va a contarte por qué ella piensa que si quieres dedicarte a lo que te apasiona no debes enfocarte en buscar lo que te gusta, sino lo que te indigna.

He invitado a Caroline al Blog porque tenemos mucho en común en cuanto a nuestra forma de ver el emprendimiento y creo que va darte un punto de vista muy diferente a lo que estás habituado. Te espero en los comentarios para saber qué te parecido.

Y ahora, te dejo con ella! 🙂


No busques lo que te gusta, sino lo que te indigna!

“Haz un trabajo que te apasione.”

“Si trabajas de tu pasión nunca más tendrás que trabajar.”

“No busques trabajo, busca tu pasión”.

 No sé cómo vives estos mensajes que invaden nuestro día a día, nuestro Instagram, las portadas de las libretas, incluso en las camisetas…

Yo lo vivo como super agobiante.

Porque yo nunca he tenido una pasión.

Aunque siempre me han fascinado las personas apasionadas de algo.

Para compensar mi falta de pasión, me enamoré de un realizador apasionado de cine, luego de un diseñador apasionado de tecnología, luego un apasionado de costura… Veía en ellos la suerte de tener una vocación y de dedicar su vida en ello.

Todo esto, hasta que experimenté dos momentos clave en mi vida:

EL PRIMER MOMENTO CLAVE

Cuando vi el vídeo Ted de Emilie Wapnick “Why some of us don’t have a true calling.”

Ahí tomé conciencia de que como “multipotencial” tenía la suerte de poder interesarme a muchas cosas muy distintas, hacer vínculos entre el emprendimiento, la literatura, el swing, la meditación, la psicología… y converger todo en la exploración de la complejidad de las personas.

EL SEGUNDO MOMENTO CLAVE

Cuando escuché a Antonella Broglia, Embajadora de TED y Ashoka en España, dar una charla en que empezó por “Start from suffering.”

Nos empujó a buscar en nuestras experiencias de sufrimiento, nuestras frustraciones reales, las semillas de proyectos de emprendimiento.

Este fue el proceso personal que viví para crear mi  propia empresa, Cometa.

Empecé Cometa a raíz de acompañar a mi mejor amiga y mi novio en la depresión laboral que vivieron, con apenas 28 años. Aunque tenían trabajos muy prestigiosos, estos trabajos no estaban alineados con sus personalidades.

He sido testigo de sus migrañas, sus noches sin dormir, sus despertares cada día de la semana con un nudo en el estómago. No soportaba verles despilfarrar sus talentos y pasar al lado de su vida.

Un día, después de un fin de semana terrible con mi novio me di cuenta que no podía soportar más esta situación. Quería construir algo para poder ayudar a todas las personas a realinear su vida laboral con sus talentos, sus verdaderas necesidades, sus valores.  Así creé Cometa.

Pero con eso, no quiero dar el mensaje que tengas que sufrir necesariamente algo muy grave o duro emocionalmente. También las pequeñas cosas que te molestan en tu vida cotidiana pueden darte pistas sobre tus aspiraciones profundas.

Aquelllas cosas que te molestan pueden darte pistas de tus aspiraciones más profundas.  - ¡Compártelo!          

La historia de Alice

Hemos acompañado a Alice en su búsqueda de “Jobfulness®” – una vida laboral en sintonía con la persona que es.

Alice estaba trabajando como jefe de producto en una multinacional de cosmética. Ya no le gustaba el ambiente, la jerarquía, la falta de sentido de su trabajo.

Siguiendo el método “Anti-Pasión” que había experimentado, Alice se preguntó cuáles son las cosas de su cotidiano que le molestaban y que quisiera cambiar. Alice acababa de mudarse en un piso, después de haber vivido toda su vida en una casa en un pueblo. Le frustraba no conocer a sus vecinos, no tener un vínculo cercano con su panadera, con la gente del barrio. Entonces empezó a investigar todas las iniciativas que existían para fomentar los vínculos entre vecinos en la ciudad. Descubrió una startup de crowdfunding local, Tudigo, dedicada a facilitar el “financement” de proyectos locales de emprendimiento con el apoyo económico de los “habitants” del barrio. Justo había un puesto vacante en Tudigo. Alice obtuvo el puesto, tanto por sus talentos y experiencia como por su profundo vínculo emocional con la proximidad.

¿Te gustaría trabajar en algo que te apasiona?

En vez de buscar lo que te apasiona, busca lo que te indigna. Lo que te irrita. Lo que sientes en tus tripas que necesitas cambiar.

Esta frustración es un motor mucho más poderoso que tus pasiones.

Porque si trabajas para mejorar lo que te molesta:

  • Te motivarás muy fácilmente para realizar los esfuerzos necesarios
  • Darás sentido a tu trabajo cotidiano
  • Ganarás auto-confianza

 Desde la frustración, tienes mucho más potencial para nutrir un nuevo proyecto profesional que te llenará. 

Quiero compartir contigo  5 ejercicios muy fáciles para empezar a indagar en tus frustraciones.

1- ¿Qué te frustra, en tu cotidiano?

Como Alice,  piensa en todo el recorrido de tu día, desde que te levantas hasta que te vayas a la cama…

¿Cuáles son las cosas que te frustran, o te molestan, en tu cotidiano?

Apunta todo en una lista. Guarda esta lista siempre contigo en tu cuaderno, y cada vez que algo te molesta en tu día, apuntalo.

2- ¿Qué te indigna, alrededor de ti?

Como yo con el despilfarro de talentos de mis amigos, apunta las cosas que te indignan, que no soportas de ver así y que quisieras combatir.

De ahí, destaca las causas que más te mueven: la protección del medioambiente, la reducción del despilfarro, la agricultura local y sostenible, la inclusión, la diversidad cultural…

3- ¿ Qué iniciativas existen en este sector?

Mapea todos los actores que ya están contribuyendo a resolver este problema. Desde entidades públicas, grandes empresas, startups, asociaciones… mira las páginas web de estos actores, participa a eventos que realizan, encuentra alguien que trabaja en ello para preguntarle sobre su cotidiano y su trabajo.

Tu objetivo aquí no es directamente de encontrar un trabajo, sino de mapear el ecosistema y destacar las oportunidades.

4- ¿Qué quisieras aportar para que este problema se resuelve?

Y tu ¿cómo quisieras contribuir?

¿Aportando tus talentos y experiencia a una de estas iniciativas?

¿O emprendiendo algo nuevo por tu cuenta? En este caso, ¿qué te gustaría crear que sea diferente?

En el caso de Cometa, quise crear algo nuevo para poder aportar una solución holística a las personas en búsqueda de sentido profesional. En mi proceso de reinvención laboral, me habían ayudado mucho el emprendimiento, el coaching, la psicología, la meditación y las experiencias de aprendizaje en grupo.  Por eso decidí crear una metodología que une todas estas disciplinas, con expertos en cada sector, en dinámicas colectivas.

5- ¿ A qué tipo de personas quisieras dirigirte en prioridad?

Aunque el objetivo final sea de ayudar a todas las personas del mundo a vivir una vida mejor, tenemos que empezar pequeño, con un segmento de personas bien definidas.

¿Cómo definir tu primer segmento de clientes?

En este asunto, recomiendo inspirarte del enfoque de la Effectuation – una manera de pensar, destacada por la investigación científica, usada por los emprendedores para crear nuevos proyectos con éxito. El emprendedor empieza con los recursos que tiene a mano: quien es, que sabe y a quien conoce. Empieza entonces por las personas que tienes a mano: las personas que te rodean y que conoces bien, o bien porque tienen tu edad, o tu formación o porque compartáis mucho en común…

Entonces, el criterio no es tanto las personas que más lo necesitan

Sino las personas a las cuales podemos acceder con mayor facilidad.

Aunque Cometa sería muy útil para las personas en situación de desempleo de larga duración, empecé a acompañar personas de mi red primario: personas de 30-35 años, con nivel alto de formación, trabajando en un puesto muy “bueno”, pero que ya no les corresponde. Luego poco a poco empecé a trabajar con personas en situación de desempleo, con la Lanzadera de Emprendimiento social, luego con estudiantes en proceso de definición de su proyecto profesional y luego con colaboradores de empresas.

Para concluir, crear o encontrar un trabajo alineado con quien eres es un proceso de introspección y experimentación continuo. Te recomiendo de empezar desde tus frustraciones, con un enfoque muy específico.

Luego pensar “¿Cómo yo podría contribuir a resolver este problema?”. Aquí necesitas destacar tus talentos.

Y a lo largo del proceso, conocer a nuevas personas, mapear los actores del ecosistema, inspirarte, nutrirte …

En Cometa, te acompañamos en este proceso de introspección y experimentación con talleres intensivos que unen emprendimiento, coaching, terapia Gestalt, design thinking y visual thinking. Te ofrecemos también un acompañamiento individual para personalizar tu camino de cambio.

¿Te vienes a un taller diferente?

La quinta edición del Jobfulness Booster arranca el 26 de mayo: ¡ No te lo pierdas!

Ofrecemos un descuento del 10% para la comunidad Yuvalia con el código: COMETALOVESYUVALIA

Si tienes alguna duda o quieres obtener más información sobre el taller, puedes escribirme a caroline@joincometa.com

 

CAROLINE COMETA

Caroline Ladousse
Co-fundadora de Cometa.  Consultora de intraemprendimiento en grandes empresas (TOTAL, Veolia, Alcampo, EDF). Coach para particulares en transición profesional
Con su doble expertise en emprendimiento y desarrollo personal Caroline te ayudará a activar tus talentos y crear, o encontrar, la vida laboral que realmente te corresponde.

 

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.